ENFRENTAR LOS CONFLICTOS SIN VIOLENCIA

El maestro colombiano nos deja una buena lección sobre lo que en realidad significa el conflicto.

El conflicto


Ramón Neira Wiesner*

El uso de la violencia , la peor forma de resolver nuestras diferencias.

Existen diferentes clases de violencia: La estructural, simbólica, étnica, sexual, intrafamiliar, sicológica.
– Es necesario deslegitimar, combatir y disminuir la violencia.
– Es importante enseñar herramientas para la transformación pacífica de conflictos, especialmente la que está relacionada con la amenaza o uso de la fuerza, para hacer algún tipo de mal físico y o sicológico a otro ser humano, con la finalidad de obtener algo que deseamos o creemos merecer.
– Violencia es “toda forma de interacción humana en la cual mediante la fuerza, se produce daño a otro para la consecución de un fin“.
Violencia
– Es importante no confundir fuerza con violencia.
– La fuerza hacer preferencia a conceptos y realidades relacionadas con energía, coraje, decisión, determinación y potencia; pero en si mismo no involucra odio ni el objetivo de perjudicar o dañar física o sicológicamente a alguien, como si es el caso de la violencia.
– La violencia surge por una deformación, una exageración de nuestra capacidad de reacción, de las capacidades vitales por superar las dificultades y desarrrollar esfuerzos de sobrevivencia.
– La violencia es la forma mas burda y primitiva de agresión en donde prima las destrucción sobre cualquier otra alternativa para solucionar nuestras diferencias.
Conflicto y violencia
– Algunos piensan que los conflictos guardan una relación con la violencia.
– Otros piensan que el uso de la violencia o las reacciones violentas son inevitables a la hora de tratar un conflicto.
– Existe una visión negativa del conflicto, cuando la violencia se ve como necesaria y hasta se justifica para hacer respetar nuestras posiciones.
– Muchos colombianos utilizan la violencia para reinvidicar nuestros derechos y se ha utilizado en una forma promedio, para resolver diferenicas en el ámbito familiar, comunitario y social.
– Es necesario separar la existencia de un conflicto, con los actos y acciones violentas.
La violencia trae consecuencias graves
Violencia y conflicto dos palabras diferentes
– No todo conflicto es violento.
– Todo conflicto es susceptible de llegar a la violencia cuando es mal resuelto.
– Sin violencia, aunque puede existir tensión, los conflictos adquieren un caráceter positivo.
– Si en los conflictos está presente la violencia, terminar siendo perjudiciales para todas las partes implicadas.
– En los conflictos existen niveles de tensión, dificultad y oposición elevados, esto no quiere decir que los involucrados en los mismos, justifiquen la violencia como mecanismo para superar las tensiones y posiciones opuestas.
– La convivencia es sustituir el poder de la violencia por el poder comunicativo, para resolver las diferencias.
NEGOCIAR CONFLICTOS
¿Qué es la negociación de conflictos?
* Es un método para llegar a un acuerdo.
*Se negocia todos los días y en todas partes.
* El conficto es inevitable.
* Es necesario aprender a convivir con él y especialmente saber asumirlo y manejarlo de manera constructiva.
* Se logra en la medida en que cada cual aproveche su propia capacidad negociadora o busque la ayuda de terceros (Mediación).
* Se negocia basicamente para buscar una solución.

Buscando un buen acuerdo

Resultados satisfactorios para ambas partes, tanto en el plano objetivo como en el psicológico.
– En el plano objetivo de ser sensato y eficiente.
– Un acuerdo sensato debe cumplir con las siguientes condiciones:
– Equitativo.
– Viable.
– Duradero.
– Socialmente conveniente.
– En el plano eficiente, debe racionalizar el tiempo, el dinero y los conocimientos para permitir el logro de los objetivos.
En el plano psicológico, debe ser satisfactorio y mejorador de la relación.
Recomendaciones para una negociación
– Concéntrese en los intereses y no el posiciones.
– Identifique y de a conocer sus propios intereses.
– Conozca y entienda los de la otra parte.
– Explore prioridades.
– Pregunte siempre¿ Por qué?, si la otra parte sigue hablando de posiciones, es útil que pregunte qué la impulsa a continuar con esa posición. Con la respuesta a esta pregunta salen a flote los intereses.
– Utilice el liderazgo, no espere que lo propongan, tome usted iniciativa.
– Cree acuerdos posibles que sean de beneficio mutuo.
– Compreenda los intereses para crear las opciones.
– Explique a la otra parte por qué usted considera que lo que está pidiendo es justo.
– Pregúnteles a ellos.
– Trabaje de manera conjunta.
– Comprender todos los intereses.
– Hacer compromisos.
– La calidad de compromisos es lo mas importante.
– Los compromisos deben ser planeados, estructurados y diseñados.
*Comunicador Social-Periodista, egresado de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano; además Formador Pedagógico Especializado en Formación Profesional, con Base en Competencias Laborales.Se desempeña laboralmente como docente univesitario y conferencista.

LA MUJER DEL SICARIO

Lydia Cacho
Sentada frente a mí está “Lupe”, delgada ojerosa y asustada. “Nos va a matar, Lydia, nos va a matar”. Se refiere a Octavio su esposo, un albañil que al perder su trabajo hace dos años fue invitado por un vecino a trabajar de vigía de narcotienditas disfrazadas de expendios de cerveza en el centro de Cancún. “Él era un buen hombre, nunca nos había pegado, nomás gritaba”. A la mujer, como a otras esposas de narcotraficantes y sicarios que he entrevistado, no le queda muy claro qué sucedió con su esposo. Seis meses después de ser vigía, el jefe de zona descubrió que era magnífico manejando el machete, por su infancia campesina.
Octavio explicó a su mujer que lo habían ascendido, que unos policías de Cancún lo iban a entrenar en un rancho a la salida a Mérida; a tres kilómetro de la base militar tienen una escuela. Les enseñan a disparar, a ahorcar, a asesinar y a torturar. A Octavio le asignaron dos tareas: vigía y cortacabezas. Estaba emocionado, por primera vez en su vida podía llevar dinero a casa, ir al supermercado como la gente rica, comprar una carriola para su bebé y una motocicleta que siempre quiso. Renovó la cocina de la casa para que su mujer estuviera a gusto y cocinara frijol con puerco. A ella le regaló como protección una medalla grande de puro oro de la Virgen de Guadalupe.
“Cuando comenzó a contarme cosas yo me asustaba, y si le decía algo me decía que era un trabajo más, y que sus jefes eran policías, que el procurador sabía y tenían prometido para no meterse con ellos. Empezó a traer los periódicos, él ni sabe leer, guardaba las fotos grandes y los pegaba en el baño, en la pared. Yo decidí irme el día que me dijo: ‘Mira, a éstos me los eché yo’. Era la foto del Poresto, donde estaban unos policías degollados. “Yo no quiero que mi hijo aprenda a su papá”.
En realidad “Lupe” decidió irse el día que él le puso una golpiza cargando al bebé y la amenazó con ultimar su vida si lo dejaba. Desde un lugar seguro la mujer me mira y pregunta una y otra vez ¿cómo se vuelve uno tan malo?, ¿qué les pasa, apoco todos podemos volvernos así y matar con tanta saña?
Octavio pertenece a los grupos de sicarios desechables. Hombres de estratos sociales bajos que han perdido el trabajo, hartos de la pobreza, cargados de una fuerte dosis de resentimiento social, criados en familias en que la violencia es un método educativo normalizado. No son los sicarios de élite, como el profesional entrevistado por el periodista Charles Bowden en el documental El Sicario room 164 (reseñado en la revista Proceso del 6 de febrero).
Los profesionales en defender a los cárteles, entrenados con tácticas policiacas y de guerra, son los que llevan a cabo trabajos en conjunto con militares y federales corruptos, los que ofrecen protección y limpieza social a los procuradores de los diferentes estados de la República, los que ultiman a agentes de la DEA, ICE y FBI, acribillan a políticos de alto rango, o matan a soldados de cárteles enemigos.
Sin embargo, lo que ambos tipos de sicarios tienen en común es la facilidad con que asumen la personalidad de multihomicidas, la falta de filtros emocionales que los hacen pasar de una vida normal a una de torturadores y verdugos. ¿Cómo pasan de personas normales, a sádicos inquebrantables?, ¿qué les inspira, qué les mueve? Tal vez habría que entender cómo adquieren ese sentido de pertenencia que nadie más les ofreció nunca, cómo hacen del odio su religión y de la muerte un rito pasajero de poder y gloria. Creo que sólo se aprende a gozar del dolor ajeno cuando no se puede con el propio.
Me parece que la pregunta de las mujeres de sicarios que he entrevistado, es la pregunta de una buena parte de las y los mexicanos. ¿Cuándo y a qué hora dejamos de mirar cómo se deshumanizaban miles de personas en nuestro país? O preguntaremos como lo hizo Benedetti, el poeta: “Qué cangrejo monstruoso atenazó tu infancia, qué paliza paterna te generó cobarde, qué tristes sumisiones te hicieron despiadado”.
Y volver a empezar, aunque suene aburrido, a exigir e implementar otra manera de educar y no cejar en plantear y demandar estrategias efectivas para erradicar la pobreza; trabajar por la renovación del modelo económico, sí, aunque suene trillado, porque quejarse no es actuar. Habrá que exigir el fin de una guerra absurda que propaga la veneración por la muerte y asume la violencia como único método de resolución de conflictos. Volver al origen, cuando matar sonaba absurdo, indeseable, imposible, inaceptable.
www.lydiacacho.net Twitter: @lydiacachosi

[email protected] CONTRA BERLUSCONI

[email protected] del mundo se preguntan si la rebelión ciudadana de Egipto por fin inspiró a otros países a enfrentarse a los gobernantes corruptos e ineficientes y la pregunta es ¿México se atrevería a una rebelión semejante? Si así fuera ¿la rebelión se daría contra ciertos gobernadores o contra Felipe Calderón?

AGENCIA EFE/ Roma.- Miles de personas se reunieron hoy en varias ciudades italianas para pedir la dimisión del primer ministro, Silvio Berlusconi, tras el escándalo del caso Ruby en el que el mandatario es investigado por concusión e incitación a la prostitución de menores.
El acto más numeroso se celebró esta tarde en el centro Palasharp de Milán, donde según los organizadores se reunieron más de 9 mil personas para pedir la dimisión de Berlusconi y apoyar el trabajo de la magistratura italiana en una convocatoria lanzada por la asociación “Libertad y Justicia”.
Numerosos intelectuales y personalidades del mundo de la cultura y de la sociedad italiana acudieron a este acto, entre ellos los escritores Roberto Saviano y Umberto Eco, los periodistas Gad Lerner y Concita De Gregorio, directora del diario L’Unità, o la secretaria general de CGIL, el principal sindicato del país, Susanna Camusso.
Bajo el lema “Dimite. Por una Italia libre y justa”, pudieron verse numerosas banderas italianas y carteles con frases como “Ésta no es la Italia de Via Olgettina”, “Los viejos babosos nos ponen nerviosos” o “Despierta Italia, merecemos algo mejor”.
En Italia, “todo aquel que se expone criticando al Gobierno sabe que pagará un precio en términos de fango y de difamación”, dijo el escritor Roberto Saviano durante su intervención, bajo el título “El derecho a soñar una Italia limpia”.
Saviano, que fue recibido entre los aplausos de los asistentes, animó al público desde la platea a “reaccionar” porque “cuando la máquina del fango se pone en funcionamiento es necesario decir que no es cierto”.
Tras él intervino el intelectual Umberto Eco, quien se mostró muy crítico con el escándalo desatado por el caso Ruby.
“Estamos aquí para defender el honor de Italia, para recordar al mundo que no todos haríamos lo mismo”, dijo Eco.
Sin símbolos políticos pero con muchos representantes de las distintas fuerzas de oposición y en medio de un ambiente festivo, varios cientos de personas siguieron también el acto desde el exterior del recinto, donde se instalaron pantallas gigantes.
En Florencia (centro de Italia) también se celebró hoy una manifestación a la que asistieron unas 3.000 personas, según los medios de comunicación italianos, que recorrieron las principales calles del centro de la ciudad bajo el lema “Italia no es un burdel”.
Provistos de cacerolas y silbatos, la marcha culminó en la céntrica plaza de Santa Croce con gritos como “Italia es un país para mujeres” o “Fuera el gran corrupto con su culo flácido”.
Esta manifestación llega después de que el pasado sábado miles de mujeres ataviadas con bufandas blancas en señal de luto por el estado en que se encuentra Italia se concentraran también en Milán para pedir la dimisión de Silvio Berlusconi.
Entre las movilizaciones previstas en contra del mandatario, el movimiento Popolo Viola (Pueblo Violeta) ha convocado mañana una protesta frente a la residencia de Berlusconi en Arcore, cerca de la capital lombarda y donde supuestamente se celebraban fiestas de índole sexual.
Está previsto que las mayores manifestaciones tengan lugar el próximo 13 febrero en las principales ciudades italianas, entre ellas las organizadas por diferentes colectivos de mujeres.
Asimismo, el opositor Partido Demócrata (PD) llevará a cabo una campaña de recogida de firmas por toda Italia para pedir la dimisión de Berlusconi, que serán presentadas el próximo 8 de marzo, día de la Mujer, ante la sede de la Presidencia del Gobierno.
EFE

Human Trafficking: Hard to prove

CORPUS CHRISTI, Texas — Authorities know that thousands of men, women and children are trafficked into Texas. Proving it in a court of law is another matter.
Cases involving human trafficking are hard to tease from prostitution and illegal immigration cases and are harder to prosecute unless a victim informs on the case. Investigators say victims are compelled into involuntary servitude, captivity or prostitution, according to an article in the Sunday edition of the Corpus Christi Caller-Times.
“They may be victims of trafficking that do not even know it,” Sean McElroy of Homeland Security Investigations told the newspaper.
McElroy handles trafficking and smuggling investigations for U.S. Immigration and Customs Enforcement’s Houston office. He said many victims initially appear to be illegal immigration cases until weeks of interviews show that they entered the United States against their will.
A study by Texas Attorney General Greg Abbott found that human trafficking is far more common than the cases authorities have been able to prosecute. But Abbott spokesman Jerry Strickland said quantifying the problem with any degree of precision is nearly impossible “by nature of the fact that it’s been in the shadows for so long. Police and other law enforcement agencies are trying to bring it out from the shadows.”
Federal court records show no cases of human trafficking in 10 South Texas counties since 2000. Corpus Christi police said they cannot recall any cases where they were able to charge a suspect with trafficking, despite suspicions.
“The unfortunate part is that we don’t have the statistics compiled for this area that maybe Houston or San Antonio have,” said Amy Storbeck, a nurse who heads a Corpus Christi anti-trafficking nonprofit called Blue Nation.
Beginning this year, state law requires newly sworn law enforcement officers to take a basic course in human trafficking. Legislation has been proposed with the aim of equipping local law enforcement to crack down on human trafficking rings that lead to or pass through Texas.
A measure proposed by state Rep. Todd Hunter would create a shared statewide database. The Corpus Christi Republican reports that the database would store information relating to human trafficking arrests and convictions and provide demographic data to allow local law enforcement to detect patterns.
The attorney general’s study said the state’s busiest trafficking artery was the 900 miles of Interstate 10 that runs from El Paso to Houston, making both cities the state’s busiest trafficking centers.
Traffickers also enter the U.S. from Mexico near Laredo and drive toward Houston, passing through Corpus Christi, McElroy said.
Corpus Christi police recall a local massage parlor staffed by a group of Asian women that some officers suspected was clearly a case of human trafficking. However, none of the women cried out to police, leaving little evidence on which to build a trafficking case. Officers ended up shutting down the business and hoping that resolved the issue.
“You don’t always get them on the real crime,” said Capt. John Houston of the Corpus Christi police vice and narcotics division. “We hear the tips. Someone is forced to work at a very low wage, working off a debt that never goes down. We know that exists here. It’s just hard to find,” he told the newspaper.
Said Hunter, “We still depend largely on kidnapping and prostitution laws to address human trafficking cases. A missing or kidnapped child whose face appears on a milk carton could actually be the victim of human trafficking.”
Information from: Corpus Christi Caller-Times, http://www.caller.com

"Trafics de femmes" C'est excellent!

Lydia Cacho est l’une des journalistes les plus connues au Mexique. Ses enquêtes -notamment celles sur les réseaux de pédophiles impliquant des hommes politiques très hauts placés- ont souvent eu un très fort impact social, lui valant même d’être détenue dans la plus totale illégalité sur ordre du gouverneur de l’état de Puebla, Mario Plutarco Marín Torres (PRI).
Elle vient de se voir attribuer il y a quelques mois le statut d’”Héroïne de la Liberté de la Presse“ par l’Institut International de la Presse (IPI) en récompense de son travail en faveur d’un journalisme libre et de la défense de la Justice et des Droits de l’Homme.
Chaque année 1,4 million de personnes, en grande majorité des femmes et des petites filles, sont achetées et revendues, comme une matière première, au point que le commerce sexuel est devenu, avec la vente d’armes et le trafic de drogue, le plus rentable du monde.
Dans cette enquête, d’une ampleur sans précédent, menée durant six ans sur trois continents, la parole est donnée à tous les acteurs : les victimes et les trafiquants, les intermédiaires et les clients, les proxénètes et les mafieux…
Cet ouvrage unique qui constitue un tour du monde de la traite des êtres humains à des fins d’exploitation sexuelle nous mène au Japon, au Cambodge, en Birmanie, au Vietnam, mais aussi en Argentine, au Mexique, ainsi qu’en Turquie et au Moyen-Orient… L’auteur y décrit comment les armées de tous pays se procurent des prostituées auprès des mafias, comment les Européens s’offrent des femmes ou des fillettes avec l’accord des autorités des pays les plus pauvres, comment les trafiquants recrutent leurs victimes et les maintiennent sous domination. Dans un système libéral où tout est à vendre, mafieux, hommes politiques, militaires, entrepreneurs, industriels, leaders religieux, banquiers, policiers, juges, hommes de la rue… forment une chaîne du crime trop bien organisée.
Un livre-choc, une enquête minutieuse, de nombreuses révélations, des témoignages bouleversants et des actions concrètes pour entrer en lutte contre la prostitution forcée.
L’écrivain et journaliste mexicain Lydia Cacho, ambassadeur à l’ONU pour le trafic de la campagne “Blue Heart’contre la traite des êtres humains.
*Lydia Cacho est écrivaine, journaliste et militante des droits des femmes, dont l’action a été couronnée de nombreux prix (http://www.unesco.org/fr/rapprochement-of-cultures/high-panel-on-peace/composition-of-the-high-panel/lydia-cacho/). A la parution de son livre, en 2005 Los Demonios del Edén : el poder detrás de la pornografía* dénonçant les abus sexuels contre les enfants et les cercles pornographiques de Cancún, Lydia Cacho a été illégalement arrêtée, maintenue en détention, physiquement maltraitée et menacée de viol et de mort. D’après certaines informations, ces épreuves seraient imputables à des ordres donnés par le gouverneur de l’Etat de Puebla, Mario Marín, en collusion avec Kamel Nacif Borge, un homme d’affaires de Puebla (un état du centre, proche de la capitale) que Lydia Cacho avait mis en cause dans son livre. Elle a été la cible pendant un an de poursuites en diffamation intentées par Nacif Borge, avant d’être blanchie de ces accusations en 2007. Lydia Cacho continue d’être menacée pour ses écrits.
* Les démons de l’Eden : le pouvoir derrière la pornographie
En France: Trafics de femmes dans Nouveau Monde éditions

Letter from Mexico

Our right to happiness

A letter from Mexico

By Lydia Cacho*

I was six years old when I had my first glimpse of what it meant to be a Mexican female citizen. Since then I have spent my life figuring out why most people ignore the fact that all humans, gender construction aside, have rights to happiness and freedom. Compassion is the force that can lead to change and make these rights a reality for everyone.
The year was 1971, and it was June, my favorite month because the sunshine embraces life and the blossoming trees paint Mexico City into an “eternal” spring paradise. I thought I was quite grown up and ready to listen to adult conversations. My mother, a feminist and psychologist, and some of her friends were discussing in the living room of our middle-class apartment the increasing authoritarianism of the Mexican government.
In northern Mexico police had cracked down on a students’ movement, and most of the students had “disappeared.” I could not grasp the concept of disappearances. Later my mother explained that the country was going through a “dirty war” in which things were often not as they appeared, and my mother stressed that solidarity was a must. Although the country seemed calm and stable to the outside world, the President did not like social movements against injustice nor did he like people rebelling against poverty or the lack of freedom of the press. On television there was a monopoly that still stands today. So we sat every night with my mother and father to watch Jacobo Zabludovsky, the star anchorman dedicated to hiding reality and recreating a new truth for all Mexicans to believe in: the realm where submissiveness and corruption could help you achieve the Mexican dream.
By the time I was twelve, I knew that Mexicans had two realities. The one shown on Televisa and in the main newspapers where the President was always right and where women should behave and respect the Catholic Church’s mandates: They had to stay in the kitchen, not have sex, be submissive, and never be involved in social protests (In that world, real women, such as my grandma, my mother, my sisters, and I, did not fit at all)
The other world was challenging but real. I knew the power of knowledge: In 1880 Mexican women had created the first feminist newspaper, and in 1953, ten years before I was born, women could vote in my country. I knew the president lied when he said the poor were miserable because they were lazy. My mother took me to work with her in the slums around town, and she showed me that the kids there looked like me, except that they had no food or chance to get an education. Part of the problem was that Mexican politicians would rather have their constituents begging for food and shelter than demanding education transparency and democracy.
I became a true citizen at an early age. I learned the genuine power of words and of freedom of expression. I never felt ashamed of being a girl/woman. But I also knew that I lived in a country where the ones that claimed their own voice would disappear or be killed. Later on I learned, firsthand, that women would often be raped as punishment before they were incarcerated by the powers that be.
From 1968 until I was a teenager in 1980, more than three thousand young men and women who organized and waged a discursive battle challenging the legitimacy of the State’s rhetoric were assassinated, incarcerated, or went missing. I grew up in a Mexico governed by a single political party, the PRI, which monopolized power for seventy years. These politicians evolved within a corrupt system. They invented new ways of living by a double standard in every aspect of life. Women had rights, but machismo and misogynist policies were reinforced by the political strength of the Catholic Church within the State. The best movies of Mexican cinema’s golden age depict the making of a macho culture that recreated women’s identities with the motto: “A man without a woman is half a man, and a woman without a man is nothing at all.”
By the time I had sex for the first time, my mother had already taken me to the doctor to ensure that I would be safe and prepared. I was convinced that every woman had a right to a happy, healthy, and safe sexual and reproductive life. Sadly, I knew that only two out of every ten women had the opportunity to exercise that right.
With my family I traveled by car through the mighty mountains of Chiapas, where indigenous girls were sold to be married and to be domestic slaves for rich city people. From the mountains of the north to the rivers in the south, millions of Mexican women knew they had no right to own land, speak Spanish, or go to school. I learned skin color divided my people between Indian, Mestizo, and White. My country was blessed with amazing rivers, lively jungles, deserts, and beaches, as if it were a sample of the perfect world. However, the government took the land from the farmers, forcing them to emigrate to the U.S. to escape poverty and violence. We had enough oil to become a rich nation, but politicians stole the money for themselves and their political parties.
When I was 26, I traveled as a journalist, listening to women’s voices and echoing their words. I had a radio program, and women often called to ask for the secret of liberation. I had nothing to offer them, except the hope that one day we would fight for freedom with our own tools. I opened a shelter for battered women and children who had been victims of trafficking. We understood all too clearly how poverty and inequality promotes sexual slavery. I traveled to Ciudad Juarez and wrote about the genocide of women, later called “femicide.” Six thousand women and girls have been killed in my country just for asking for women’s rights and freedom. In 2006, three thousand policemen arrested 60 women protestors in Atenco, raped them, and incarcerated them by orders of the man who most likely will become Mexico’s next President in 2012.
It is 2009. I am 46 years old. My country is bleeding under a “war against drugs.” The government calls for patriotism, but they are really hoping that this warrior spirit will bring people together on their side. Most women refuse to celebrate such militarization and assassination.
From 2009 until today (2011) more than 30 thousand people have been killed in two-and-a-half years due to the war. The drug price has gone down so much that we have more addicts than ever in our history. The drug lords know that the illegal market is a bleed valve that releases the pressures of social exclusion. Organized crime has been able to carry out the massification of illegal markets. Criminals know the legal markets are only open for the Mexican elite. Delinquency is a form of life for thousands of people in my country. We are 120 million people. More than half are as poor as the poor in Africa. Women in Chiapas live as do the poorest women in Pakistan. After all these years of confronting the powers that be, we have discovered the result of an unpartisan government, and now a right-wing war-prone President has made violence an official tool for social control. While the government tells the world we belong in a league with developed nations, gender inequality is our reality and femicide persists from north to south.
As the war against drugs fails, all crime increases. Violence against women becomes more evident and cruel. Real access to justice decreases. The new Government is incapable of administering justice. In its 70 years of governance, the PRI party created and maintained a corrupt criminal justice system, and justice is still only for those who have the money to pay for it. There is no Rule of Law in Mexico. Social movements are criminalized. Journalists disappear or are assassinated. Mexico has only 34 shelters for battered women, and all of them are run by female non-government organizations. Last year, two Human Rights activists I loved and admired where assassinated in Ciudad Juarez. Marisela, the mother of Ruby a young girl murdered by her boyfriend, and Susana a poet that coined the phrase we all use “Ni una muerta más”.
Death surrounds us and we search for life and love and dignity, as we will not surrender to the anger that perpetrates violence. We search for light and justice, and we know we will only find them if we walk the talk, by never recurring to violence. Instead, we share the wisdom of our teachers, the ones that came before us to let us know what equality truly means. We know the Constitution is only ink and paper if we do not make sure we are fully recognized as citizens and not slaves of power.
Along with millions of Mexicans, every day I explore my ability to listen, to understand, to feel empathy, to question, to be truthful, to be ethical. I develop ways to add insight and perspective to the coverage of human tragedy and human development. I also fight–as many colleagues do–to stay alive. I find myself in the uncanny position of a heroine just for exercising–with dignity–my right to freedom and justice.

I am grateful to my mother for teaching me the power of freedom and for helping me to understand that we cannot be a free people as long as we do not share that right with others. Most of all, I know the true power to build peace and equity lies in our ability to choose, everyday, not to live in fear and to never give up our right to happiness, love education and a safe home to reunite.
*Lydia Cacho is a Mexican Award winning Journalist, Author of “Slaves of power: a journey into sex trafficking of women and girls around the world”. She is a vocal activist for women´s rights and founder of CIAM Cancun a high security shelter for victims of gender violence and survivors of Human Trafficking www.ciamcancun.org.
www.lydiacacho.net / Twitter: @lydiacachosi

FARSA DEL DEBATE DE PEÑA NIETO

Ante la oleada de reclamos de la sociedad,luego de que represenates del PRI se engaran a aplicar la Alerta de Género en EDOMEX para proteger a su precandidato presidencial, Enrique Peña Nieto decidió lanzar una cortina de humo sobre los feminicidios cometidos en su Estado. Ha declarado que llevará a cabo “foros para debatir los feminicidios”. El gobernador llegó cuatro años tarde,los femincidios en todo México no solamente están debatidos y documentados sino que existe una Ley general para todo el país y un Sistema Nacional que buca prevenir y sancionar la violencia feminicida contra las mujeres.
LO QUE DEBES SABER PARA QUE NO TE ENGAÑEN:
La declaratoria de alerta de violencia de género tiene por objeto fundamental garantizar la seguridad de las mujeres, el cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades producidas por la existencia de un agravio comparado a través de acciones gubernamentales para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, y en esta ocasión no procedió el inicio de la investigación.
El Sistema Nacional se conforma por los 32 mecanismos estatales para el adelanto de la mujer, por las Secretarías de Gobernación, de Desarrollo Social, de Seguridad Pública, de Educación Pública, de Salud; el Instituto Nacional de las Mujeres, la Procuraduría General de la República, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia.
Anteriormente se solicitó Alerta de Género para Guanajuato (PAN) y se están preparando solicitudes para otros estados en que ha aumentado la violencia específicamente dirigida contra mujeres y niñas, no relacionada con otro tipo de delitos violentos que ya están cubiertos por otras leyes vigentes.
¡EL FEMINICIDIO NO SE DEBATE, SE COMBATE!

LA VERDAD SOBRE EL CASO MARISELA ESCOBEDO

Las organizaciones Justicia para Nuestras Hijas y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) comparten con la ciudadanía y los medios de comunicación, la información que tienen derivado del acompañamiento a Marisela Escobedo, en su búsqueda de justicia, y solicitan su apoyo para exigir al Estado mexicano asuma su responsabilidad.
1. El Nuevo Sistema de Justicia Penal sí sentenció al asesino de Rubí.

Algunos medios han publicado que un tribunal oral absolvió a Sergio Rafael, sin embargo hay insuficiente información sobre el proceso legal porque Sergio sí fue condenado en segunda instancia a 50 años de prisión.
Inicialmente, un tribunal de juicio oral absolvió a Sergio Rafael a pesar de que el acusado condujo a la policía al lugar en que había depositado el cadáver de Rubí y además pidió perdón a la madre. Cuando se celebraba la audiencia del juicio, Marisela narró en forma desgarradora todas las investigaciones que había realizado y el sufrimiento que estaba viviendo, sin embargo la jueza presidenta le pidió a Marisela que se callara, argumentando que debía “respetar el tiempo de los demás ya que hay muchos testigos. Usted no es la única, señora”.
El 30 de abril de 2010, los jueces absolvieron al asesino. El video ha sido difundido por los medios, gracias a que los principios del nuevo sistema acusatorio son la presencia de los jueces frente a las partes, la videograbación de todas las audiencias, la oralidad, la inmediación y la publicidad. Estos principios permiten que la ciudadanía y los medios presencien los juicios, y justamente y por primera vez, evalúen la actuación de los juzgadores.
La solución no es encapuchar a los jueces, como pretende el gobierno del estado, porque volvería aún más difícil la evaluación de su actuación y limitaría la rendición de cuentas de los juzgadores. Tampoco se deben adoptar medidas regresivas que impidan que la ciudadanía conozca cómo los jueces dictan sentencias en audiencias videograbadas y públicas.
La transparencia que brindó el sistema acusatorio fue fundamental para que la ciudadanía juzgara a los jueces, la sentencia absolutoria causó indignación y ante la presión de la propia Marisela por el fallo de los jueces, el entonces gobernador Reyes Baeza ordenó la creación de una Comisión Interinstitucional para el seguimiento del caso Rubi Frayre Escobero, integrada por: la Secretaría General de Gobierno, el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, la Procuraduría de Justicia, la Barra y Colegio de Abogados de Ciudad Juárez, el Congreso del Estado, la Defensoría Publica, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Mesa de Mujeres de Juárez y las representantes del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM ) y de Justicia para Nuestras Hijas, organización a la que pertenecía Marisela, estas dos últimas organizaciones fueron representantes legales de la víctima.
En esta Comisión Interinstitucional, después de un diagnóstico elaborado a la luz de la sentencia de tratados internacionales y de la sentencia de la Corte Interamericana en el caso “campo algodonero”, se documentaron las omisiones y negligencias de funcionarios públicos y jueces, como por ejemplo la negativa a recibir la denuncia de Marisela por la desaparición de su hija Rubí; la omisión en la aplicación del protocolo Alba, que obliga a la coordinación de instituciones y corporaciones policiacas federales estatales y municipales ante la desaparición de una mujer en Ciudad Juárez; el retraso injustificado de más de 40 días para buscar los restos de Rubí en el lugar donde se les había señalado; entre otras muchísimas irregularidades.
Las observaciones se fundamentaron en la revisión jurídica del expediente y se elaboraron recomendaciones concretas para los tres poderes del estado y para la federación que sin embargo, hasta ahora han sido desestimadas.
El 20 de mayo de 2010, se realizó un nuevo juicio, esta vez, ante un tribunal de casación integrado por los magistrados José Alberto Vásquez, Flor Mireya Aguilar y Roberto Siqueiros Granados, en donde participaron como coadyuvantes Marisela Escobedo y la Lic. Lucha Castro.
El Tribunal de Casación anuló la sentencia absolutoria, emitió una sentencia contra Sergio Rafael Barraza Bocanegra, condenándolo a 50 años de prisión, y giró una orden de aprehensión.

2. La Procuraduría General de la Republica y la Procuraduría del Estado de Chihuahua tuvieron más de 200 días para detener a Sergio Rafael, asesino de Rubí
Desde el 20 de mayo hasta el día en que Marisela fue asesinada, pasaron más de 200 días, tiempo que tuvo la Procuraduría del Estado y la Procuraduría General de la República para ejecutar la orden de aprehensión y detener a Sergio Rafael por el asesinato de Rubí.
Marisela constató, cuando acudió a las representaciones de la PGR en diversos estados, así como a las procuradurías locales que nadie lo estaban buscando y que no había acuerdos de cooperación. Incluso, en Zacatecas no tenían la orden de aprehensión, a pesar de que la Procuraduría la habría enviado a ese lugar.
En julio de 2010, ante la evidencia de que ninguna autoridad lo buscaba, Marisela acudió a la Ciudad de México para solicitar audiencia con el Presidente Calderón y con el Procurador Arturo Chávez Chávez. Ambos se negaron a recibirla.
3. El gobierno federal y estatal fueron informados de las amenazas y vulnerabilidad en que se encontraba Marisela y fueron omisos en brindarle medidas de protección.

A finales de noviembre, 20 días antes de su asesinato, Marisela acudió a la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México, en donde se entrevistó con funcionarios y les expuso su situación de vulnerabilidad y riesgo.
El 8 de diciembre, Marisela se entrevistó con el fiscal del estado de Chihuahua en donde nuevamente le informó sobre el riesgo en el que se encontraba por realizar ella misma las investigaciones que les correspondería hacer a la fiscalía.
El Estado mexicano hizo caso omiso. Recordemos que de conformidad con la Corte Interamericana y los estándares internacionales de derechos humanos, los estados son responsables por acción y también por omisión. Por ejemplo, en este caso, es evidente la falta de implementación de políticas públicas para prevenir la violencia contra las mujeres en Juárez; la negativa para recibir inicialmente la denuncia de desaparición y posteriormente la negativa a buscar a Rubí y activar el protocolo alba para localizar a mujeres desaparecidas. Es clara la negligencia de los funcionarios federales y estatales que se negaron a brindar protección a Marisela, en un contexto de discriminación contra las mujeres y de grave riesgo.
Por eso, resulta insuficiente sancionar únicamente a los jueces del primer tribunal. El feminicidio de Marisela Escobedo es un crimen de estado, por el desprecio y graves omisiones del gobierno federal y estatal.
El mismo 8 de diciembre, después de entrevistarse con el fiscal general de Chihuahua, Marisela instaló un campamento en la Cruz de Clavos NI UNA MÁS, en la Ciudad de Chihuahua y declaró “No me voy mover de aquí hasta que detengan al asesino de mi hija”. Estaba dispuesta a pasar navidad y año nuevo en ese lugar emblemático, en el que apenas el 25 de noviembre pasado, había participado en una manifestación junto con las madres de Justicia para Nuestras Hijas, para colocar en la cruz, más de 300 nombres de las mujeres que han sido asesinadas en el estado de Chihuahua en 2010.
4. Propuestas
Ante estos hechos, solicitamos a la ciudadanía a que llame, envíe correos electrónicos o mensajes de twitter en donde solicite al presidente Calderón (@felipecalderon) y al gobernador Duarte (@goberduarte) los siguientes petitorios:
* Investigar y sancionar los feminicidos de Rubí Fraye y Marisela Escobedo.
* Publicar los resultados de la Comisión Interinstitucional para el seguimiento del caso Rubi Frayre Escobero.
* Reanudar los trabajos de la Comisión Interinstitucional y extensión de su mandato para revisar el feminicidio de Marisela a fin de responsabilizar a las/los funcionarios públicos omisos.
* Otorgar una reunión urgente con el Presidente de la República, Felipe Calderón, el Procurador General de la República, Arturo Chávez Chávez, el Gobernador de Chihuahua, César Duarte y el Fiscal, Óscar Salas.
* Implementar de inmediato medidas de protección y garantías para las defensoras de derechos humanos de Chihuahua, en especial para las integrantes de Justicia para Nuestras Hijas y el CEDEHM.
* Cumplir con las resoluciones de la sentencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el caso Campo Algodonero.
* Consultar con la ciudadanía y organizaciones de derechos humanos, las iniciativas para reformar el sistema penal.

Justicia para Nuestras Hijas y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) agradecemos el abrazo solidario que estamos recibiendo de todo el mundo. Su compromiso nos apoya en la decisión que hemos tomado de honrar la memoria de nuestra compañera MARISELA, defensora de derechos humanos, continuando su lucha por el acceso a la justicia.
Lic. Luz Esthela Castro Rodríguez
Coordinadora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres A.C.
Avenida Juárez Número 4107 Col. Centro
Chihuahua, Chih, Mèxico.
Página Web: www.cedehm.org

George Clooney in Sudan

For a long time we waited for a truly good piece of jurnalism that could explain the ethnic cleansing, the genocide in Sudan. Now the excelent producer Solly Granatstein made it possible. Please watch this and tell everyone you know about it. This is a world issue, everyone from Mexico to the Patagonia most know, understand and do something about it.
For those who missed it on TV, here’s the web link to the Dateline story, “Winds of War: George Clooney in Sudan”:
http://on.msnbc.com/i0EFiJ
http://www.msnbc.msn.com/id/21134540/vp/40498716#40498716
Lydia Cacho

El oso del embajador

Oso, pancho, ridículo… póngale usted como guste, lo cierto es que el reconocido panista Jorge Zermeño salió escandalizado a mitad de un evento en España en que se reconocía a dos valientes periodistas mexicanas. La semana pasada el diario El Mundo llevó a cabo la novena entrega de sus Premios de Periodismo Internacional. Las dos valientes y jóvenes mujeres Sandra Rodríguez y Luz Sosa, ambas de El Diario de Ciudad Juárez, fueron galardonadas.

 

Sentado en la mesa de honor, el embajador de México, portavoz de la diplomacia nacional, se indignó cuando Pedro Jota, el director del periódico, dijo en su discurso de premiación que México es considerado el país democrático en que hoy en día es más peligroso ejercer el periodismo. Zermeño se descompuso de indignación. Pedro Jota no hacía más que citar los estudios llevados a cabo por Reporteros sin Fronteras, la Federación Interamericana de Prensa, el Comité para la Protección de Periodistas y la UNESCO, entre otras entidades que han documentado los asesinatos, encarcelamientos y persecuciones de periodistas en México.

 

Zermeño no pudo más, felicitó a las reporteras pero la ira se apoderó de él y salió dejando enmudecido a más de un centenar de invitados en una cena de gala. “¡Eso no es cierto!”. Argumentó indignado e irascible. México no es el país más peligroso del mundo (estaba tan enojado que no entendió que se referían justo a las complejidades que enfrenta el periodismo actual). Las y los comensales le dieron otra lectura a la intempestiva salida de Zermeño: “Se siente aludido, se siente insultado porque es cierto”, ¿por qué tanto escándalo si no es su culpa? Comentaron unos y otras.

 

No contento con esa noche, al ser entrevistado por colegas de La Jornada un día después, el embajador insistió en negar los hechos en una entrevista que habla por sí sola. Más allá del numerito que dejó azorada a la prensa española, lo que el ex senador Zermeño nos revela es que ni él ni otros representantes del Estado tienen una lectura correcta de la compleja situación que se vive en el país. Recientemente una comitiva de especialistas, encabezada por una reconocida colombiana experta en violencia contra periodistas visitó Los Pinos. Presentaron a Felipe Calderón el resultado de los estudios que demuestran lo que el embajador niega rotundamente: que una buena parte de los ataques a periodistas han sido perpetrados por representantes del Estado: gobernadores, alcaldes, policías y militares. Aunque los narcos y tratantes han hecho lo suyo, lo que se reveló esa noche en Madrid es lo que hay que revisar. De los criminales se puede esperar todo, los riesgos implícitos de investigar a la delincuencia organizada son evidentes para quienes trabajamos en ello; son gajes del oficio. Sin embargo, el reto está en que se federalicen las agresiones contra periodistas, justamente porque estamos inermes ante los ataques de quienes tienen como responsabilidad proteger nuestros derechos y hacer que la ley se cumpla. Se entiende que la impunidad y corrupción son un problema de toda la sociedad, pero hasta Calderón admitió ante la comitiva del CPJ y SIP la magnitud del problema; sería bueno que sus colaboradores estuviesen enterados, especialmente los diplomáticos.