CONTACT LYDIA CACHO

LYDIA CACHO RIBEIRO
MEXICAN AUTHOR, JOURNALIST AND HUMAN RIGHTS ACTIVIST.

Lydia Cacho has been described as “an extremely gifted and inspirational speaker, with a love of the creative potential of human beings to create a culture of non-violence and restorative justice around the world”.
With over 15 years of International experience as a Trainers trainer and inspirational speaker, in Mexico and beyond, including Central and South America, The United Kingdom, The United States, Spain and Sweden all the way to South East Asia. Lydia is now much in demand for training days, conferences and seminars around the world, presenting the results of her work in an inspiring, practical and often uplifting way.
Attendants to her conferences and workshops have commented on her imaginative and encouraging style of speaking and teaching, which allows professionals and students of all ages to understand how Human Rights violations come to be. She helps them to express their creativity and make significant gains in accomplishment on issues such as injustice, gender violence and how to approach it in a comprehensive way, also Peace education and conflict negotiation within groups of professionals.
 
She has received notable recognition for traveling around the world investigating crimes and developing new social tools to confront complex problems and searching for real solutions, using her grassroots experience as an author, an international reporter of Human Rights, and as a well recognized founder of shelters for women and children victims of gender violence including sexual violence and Human Trafficking. Her approach to teaching new skills to confront Human Trafficking and slavery around the world has gained her several awards and international prizes.
Lydia´s knowledge of different Law systems, psychology and pedagogy has led her to develop an inspirational teaching system using all personal resources including creative writing, group speaking and listening, music, thinking skills, collaboration, new approach interaction and much more.
 
Lydia has received a vast amount of press coverage for his innovative perspective on how to tackle gender violence around the world, and has featured on the BBC, CNN, ABC, in The New York Times, The Washington Post The Guardian, The Independent, El Mundo, El Pais, Das Spiegel, and many others. She was recognized as one of the 150 most influential women in the world by Newsweek Magazine and recognized as an International Hero against Human Trafficking by the U.S Department of Justice and CNN international. She is the creator of the program “Yo no estoy en venta” a trainers training comprehensive program to educate children and teenagers to prevent sex trafficking in Mexico. Her program has trained more than 15,000 students in one year and will be launched in several states all over Mexico.
Cacho is quite critical of the Mexican justice system and of the flaws in the international laws against Human Trafficking; nevertheless she has demonstrated how victims can become survivors and how civil society can transform the system to promote Human Rights. She works with evidence and demonstrates pursuing the truth is needed around the world to stop gender-based violence. Thanks to her work she achieved the first life sentence (113 years) for an international child pornography producer and sex trafficker of children operating in Mexico. It was the first sentence of its kind in Latin America. She walks the talk.
 
Her ample knowledge has led her to write eight books, from poetry to fiction, and a Manual to prevent child abuse, essays on gender issues and love, and her international best sellers on Sex Trafficking, Human Slavery and Child Pornography. Her books have been translated into French, English, Dutch, Portuguese, Italian, German, Swedish, and Turkish; and have been published from Mexico to Spain, Argentina, Colombia and Central America.
 
A sampling of Ms. Cacho’s awards include: Human Rights Watch, Ginetta Sagan Amnesty Award; OXFAM award; IWMF award; CNN Hero; UNESCO- Guillermo Cano freedom of expression award; The Wallemberg Medal; The Tucholsky Award; PEN Canada Award; UNANIMA, World Press International Hero 2010 (for the International Press Institute in Vienna), among others.

Some reviews on Lydia Cacho’s work:
 
‘Lydia Cacho inspires, encourages, protects, empowers. She has modeled what investigative journalism should be for generations to come. She has attacked and shaken a Mexican elite who thought their power allowed them to act in all impunity. And she has stood for women’s rights when many of us would have retreated. She does not. I suspect she never will. Lydia is never scared to uncover the truly ugly: that hatred which runs deep in all societies, that which rapes, abuses, maims and kills millions of girls and women. Her voice, modest for herself, is strident for others, the small, the forgotten, the victims. For that, she has faced violence, abuse, imprisonment and death. Her countless international awards for investigative journalism, human rights, anti-corruption, women’s rights, and personal courage testify to Lydia’s exceptional display of courage and determination.’ Agnes Callamard, Director, Article 19 London.
 
‘Independent and critical journalism has become a high risk profession, but Lydia has spent seven years living under impending threats from the people in power that she has so bravely identified in her books… The work that Lydia Cacho does is as indispensable as the air we breathe’ English PEN
 
 
‘Lydia Cacho is an extraordinarily brave writer who, despite having been subject to repeated attacks and threats, never fails to give a voice to those unable or unwilling to speak out for themselves. Whether victims of domestic violence, child prostitution, sex trafficking, organized crime, or corruption, or fellow journalists reluctant to publish their findings for fear of the possible repercussions, Cacho tells their stories with power and compassion. This willingness, or compulsion, to tackle the thorniest of issues, led to Cacho being named the winner of the PEN Pinter Prize for an International Writer of Courage in 2010. She is an inspirational journalist and campaigner who, in the words of Harold Pinter’s Nobel Speech, certainly casts an “unflinching, unswerving” gaze, not only upon her native Mexico, but on the world.’
Gillian Slovo, President of English PEN
 
CONTACT FOR LYDIA CACHO PUBLIC APPEARANCES:
Ms. Karla Peralta
lydiacacho@ciamcancun.org
 

DUARTE MIENTE

HIJO DE MARISELA ESCOBEDO SEÑALA AL VERDADERO ASESINO
(EFE) — Juan Frayre Escobedo, hijo de la activista Marisela Escobedo, señaló que el asesino de su madre no es quien está en prisión, sino Antonio Barraza, hermano de Sergio Barraza, a quien la activista acusaba de haber asesinado a su hija Rubí.
“El asesino de mi madre es el hermano del hombre que asesinó a Rubí, y se lo hemos dicho una y otra vez a las autoridades. No sabemos por qué prefieren presentar a un ‘chivo expiatorio’ en lugar de detener al verdadero asesino”, declaró Frayre Escobedo en conferencia de prensa desde su exilio en El Paso, Estados Unidos.
El hijo de Marisela Escobedo aseguró que los hermanos Barraza son miembros de Los Zetas y que él mismo fue amenazado a las afueras de un centro comercial en El Paso por Antonio Barraza.
Marisela Escobedo fue asesinada el 16 de diciembre de 2010 afuera del Palacio de Gobierno en Chihuahua mientras realizaba un plantón para exigir a las autoridades que arrestaran a Sergio Barraza, quien fue pareja de su hija Rubí.
La activista señalaba que Sergio Barraza era el asesino de su hija y era miembro Los Zetas, e informó a las autoridades en donde podían encontrarlo.
Frayre Escobedo comentó que ante la negativa de las autoridades del estado de Chihuahua a arrestar a Sergio Barraza, su madre inició el plantón para presionar a las autoridades a actuar.
“Siempre he sostenido que mi madre se convirtió en un problema para las autoridades y que por ello permitieron su asesinato justo frente a sus instalaciones, en donde se encontraba en una mesita pidiendo justicia”, expuso este miércoles.
¿Un estorbo para el gobierno de Chihuahua?
A principios de octubre, Frayre Escobedo denunció que José Enrique Jiménez Zavala El Wicked presentado por las autoridades de Chihuahua como presunto asesino de Marisela Escobedo en 2010 pudo haber sido presionado para declararse culpable y resolver el caso.
Durante su declaración ante el Ministerio Público, Jiménez Zavala, señaló que las organizaciones delictivas La LíneaLos Zetas le ordenaron que asesinara a la activista, ya que el asesino de la hija de Escobedo Ortiz, Sergio Barraza, formaba parte de Los Zetas, según un comunicado emitido por la fiscalía.
Según la versión de las autoridades estatales, Jiménez Zavala, de 29 años, dirigía un brazo de la organización delictiva Los Aztecas y habría participado además en el homicidio de 16 personas el 20 de abril en el interior de un bar en Chihuahua.
En conferencia de prensa este miércoles, Manuel García, un solicitante de asilo político en Estados Unidos, denunció que huyó de México porque estaba siendo presionado por la Procuraduría del Estado de Chihuahua, de la que era informante, para acusar a Marisela Escobedo de pertenecer al Cártel de Sinaloa.
“Querían hacer pasar a mi madre como narcotraficante, para quitarse de encima la presión de investigar su asesinato y de tener que procesar a un estadounidense, miembro del grupo de Los Zetas por su asesinato”, dijo al respecto Frayre Escobedo.
“Nada nos va a regresar a mi madre, pero queremos que su muerte no quede impune”, enfatizó.

Facebook y el porno


Por: Lydia Cacho
Fluyen  libremente por el ciberespacio, son las páginas de pedófilos que además de abusar de miles de niños y niñas, hacen uso de sus páginas de Facebook para demostrar que son tan valientes que narran a detalle sus actos criminales.
“Mira esta foto, la agarré a los 4 años, tiernita y virgen” dice Roberto quien desde España sube a su FB fotografías de sí mismo penetrando niñas pequeñitas. La página ha sido reportada a Facebook sin que nada suceda, la policía española no tiene incidencia real en la empresa, ni capacidad, dicen ellos, para detener a todos los sujetos que publicitan sus crímenes en páginas cuyos orígenes pueden ser detectados con la más simple tecnología. Para investigarlo hace años me uní a un grupo de hombres en la red cuyos conocimientos cibernéticos me enseñaron a detectar pedófilos en el ciberespacio y promover causas judiciales en los países desde los cuales suben las imágenes.
Un hombre escribe al lado de las fotografías de una niña rubia “ella es una de mis mejores pequeñas lolitas, ahora tiene  10 pero comenzó el sexo desde los 2”. Uno más responde “esta ahora tiene 17 pero comenzó a tener sexo a los 4 y es una verdadera zorra ninfomaníaca”.  Los sujetos se anuncian como Lolita lovers, Babyboylover, el Cazapequeñitas y otros sobrenombres. En estos videos y fotografías se ve claramente el rostro de las víctimas. Una y otra vez hemos denunciado a las  ciberpolicías de diversos países, se les envían los perfiles de los sujetos la dirección IP; incluso localizamos a un profesor de Veracruz que en su Facebook enganchaba niños y lo tenía vinculado a su Blog como profesor de una educación física. La pornografía infantil es en la mayoría de los casos una de las modalidades del delito de Trata de personas.
 
Fue gracias a los ciberactivistas  de Hombres contra la Prostitución y la Trata (MENAPAT por sus siglas en inglés) Marcelino Madrigal, Richard Lepoutre y Raymond Bechard que aprendí a seguir a los ciberpederastas, para luego investigar qué ciberpolicías hacían el trabajo no solo de persecución del delito (poseer y circular imágenes de pornografía infantil está penado por la ley en muchos países incluido México) sino además que investigan dónde se encuentran esas pequeñas y pequeños abusados.
Hace un año denuncié este tema durante la entrega que me hiciera Michel Bachellet de un premio en Nueva York. Utilicé el foro para explicar el tema y exigir que Facebook respondiera. Newsweek publicó los datos con la evidencia que  presenté, Facebook pasó de negar mis dichos intentando  amedrentarme con sus abogados neoyorkinos a pedirme dialogar, y al final, por las pruebas y argumentos que presenté a la revista norteamericana Facebook dijo que “estaban trabajando en ello”. Mi perfil de FB, con el cuál investigaba a estos sujetos fue cerrado por “mal uso de la red social”.
 
Es importante decir que estar en Facebook es gratuito, pero la corporación es capaz de cotizar en la Bolsa gracias a los millones de personas que utilizan su producto. Una fuente al interior de FB me dijo en Washington que nunca harían lo que yo exigí ante el Senado norteamericano en países que no tuvieran leyes severas para exigirlo. Estados Unidos es el país que más usuarios de FB tiene, le siguen Indonesia, Reino Unido, Turquía, India y México. El único país en que la corporación  “colabora” en la detección de rostros de niños registrados como desaparecidos es en Estados Unidos. No se trata de censurar sino de hacer más segura la red y exigir que quienes se enriquecen con ella hagan inversiones éticas para proteger a la infancia.
 
En México hay ciberpolicías, pero no es suficiente, lo más urgente es lograr que Facebook y todas las corporaciones de redes sociales incluido Twitter, asuman su responsabilidad para 1) Retener la información de los perfiles denunciados sin borrar la huella que lleva a las autoridades  a detener al agresor. 2) Invertir los recursos necesarios para bloquear la pornografía infantil en sus redes. 3) Involucrarse en la creación de programas que capturen los rostros de niños y niñas abusadas en cada país en que tiene millones de usuarios y 4) Dejar de hostigar a las y los activistas que denuncian su desinterés en proteger a la infancia. Si usted quiere sumarse a las más de 1 millón de firmas para esta petición entre en: http://www.causes.com/causes/580526-force-facebook-to-block-all-child-pornography/about
@lydiacachosi
 

SLAVERY INC.

A BOOK BY LYDIA CACHO
Illegal, inhuman, and impervious to recession, there is one trade that continues to thrive, just out of sight. The international sex trade criss-crosses the entire globe, a sinister network made up of criminal masterminds, local handlers, corrupt policemen, wilfully blind politicians, eager consumers, and countless hapless women and children. In this ground-breaking work of investigative reporting, the celebrated journalist Lydia Cacho follows the trail of the traffickers and their victims from Mexico to Turkey, Thailand to Iraq, Georgia to the UK, to expose the trade’s hidden links with the tourist industry, internet pornography, drugs and arms smuggling, the selling of body organs, money laundering, and even terrorism. This is an underground economy in which a sex slave can be bought for the price of a gun, but Cacho’s powerful first-person interviews with mafiosi, pimps, prostitutes, and those who managed to escape from captivity makes it impossible to ignore the terrible human cost of this lucrative exchange. Shocking and sobering, Slavery Inc, is an exceptional book, both for the colossal scope of its enquiry, and for the tenacious bravery with which Cacho pursues the truth. Slavery Inc(1)
THE WALL STREET JOURNAL ON SLAVERY INC: http://blogs.wsj.com/speakeasy/2012/10/13/lets-judge-the-frankfurt-book-fair-by-its-covers/

Reviews

‘Cacho has brought to light information that was previously unavailable and she has exposed herself to enormous risk by informing against powerful businessmen and politicians…. The importance of her evidence has universal validity.’ Roberto Saviano, author of Gomorra


‘Cacho uncovers some of the most harrowing tales from kidnapped sex trafficking victims, those who save and protect them, as well as traffickers themselves’ Northern Echo


‘Independent and critical journalism has become a high risk profession, but Lydia has spent seven years living under impending threats from the people in power that she has so bravely identified in her books… The work that Lydia Cacho does is as indispensable as the air we breathe’ English PEN


‘Lydia Cacho inspires, encourages, protects, empowers. She has modelled what investigative journalism should be for generations to come. She has attacked and shaken a Mexican elite who thought their power allowed them to act in all impunity. And she has stood for women’s rights when many of us would have retreated. She does not. I suspect she never will. Lydia is never scared to uncover the truly ugly: that hatred which runs deep in all societies, that which rapes, abuses, maims and kills millions of girls and women. Her voice, modest for herself, is strident for others, the small, the forgotten, the victims. For that, she has faced violence, abuse, imprisonment and death. Her countless international awards for investigative journalism, human rights, anti-corruption, women’s rights, and personal courage testify to Lydia’s exceptional display of courage and determination.’ Agnes Callamard, Director, Article 19


‘Lydia Cacho is an extraordinarily brave writer who, despite having been subject to repeated attacks and threats, never fails to give a voice to those unable or unwilling to speak out for themselves. Whether victims of domestic violence, child prostitution, sex trafficking, organised crime, or corruption, or fellow journalists reluctant to publish their findings for fear of the possible repercussions, Cacho tells their stories with power and compassion. This willingness, or compulsion, to tackle the thorniest of issues, led to Cacho being named the winner of the PEN Pinter Prize for an International Writer of Courage in 2010. She is an inspirational journalist and campaigner who, in the words of Harold Pinter’s Nobel Speech, certainly casts an “unflinching, unswerving” gaze, not only upon her native Mexico, but on the world.’ Gillian Slovo, President of English PEN

REPRESIÓN A PERIODISTAS EN CUBA

Llamado a la liberación de un periodista independiente que puede ser condenado por “desacato”
REPORTEROS SIN FRONTERAS


Desde que Raúl Castro ascendió a la presidencia, en 2006, aunque no ha cesado la represión contra los disidentes, a menudo ésta se ha traducido en detenciones breves. Por desgracia, la detención del corresponsal de la agencia Hablemos Press, Calixto Ramón Martínez Arias, podría ser la excepción que confirma la regla y recordar la triste época de los largos encarcelamientos. Arrestado por la policía el 16 de septiembre de 2012 y detenido desde entonces, el periodista independiente corre el riesgo de ser condenado a tres años de prisión por “desacato” a las figuras de Fidel y Raúl Castro.

“Cuando Calixto Ramón Martínez fue detenido, investigaba la pérdida de un cargamento de medicamentos y equipos médicos, por mal almacenamiento, en el aeropuerto. Poco antes había alertado sobre un brote de cólera y dengue, que después fue reconocido por las mismas autoridades. ¿La investigación que desarrollaba o sus anteriores revelaciones, en qué podrían constituir un “desacato” a las figuras de los dirigentes? Esta acusación es completamente absurda; también es totalmente inútil el método de usar este caso como ejemplo. Manifiestamente, este debate hace falta en los medios de comunicación oficiales; uno de sus periodistas aún se encuentra detenido, mientras que otros han elegido el camino del exilio”, subrayó Reporteros sin Fronteras.

“Pugnamos porque Calixto Ramón Martínez Arias sea puesto en libertad de forma inmediata. Según los pactos sobre Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas que las autoridades cubanas firmaron en 2008 –pero que aún no han ratificado–, en el país debería existir el derecho de informar y la sociedad civil debería contar con el de cuestionar. Los otros países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), ¿recordarán al gobierno cubano este principio?”, se pregunta la organización.

El 21 de septiembre el director de Hablemos Press, Roberto de Jesús Guerra Pérez, intentó, infructuosamente, que le permitieran visitar a su colega, arrestado cinco días antes cerca del aeropuerto internacional José Martí. Los periodistas disidentes que acudieron al lugar obtuvieron como única respuesta amenazas de arresto y algunos de ellos incluso fueron detenidos por un breve lapso. Según las últimas noticias, el 20 de septiembre Calixto Ramón Martínez fue trasladado al hospital Enrique Cabrera para recibir atención médica por los golpes que había recibido en el ojo izquierdo.

Originario de Camagüey, Calixto Ramón Martínez sufre un verdadero encarnizamiento de las autoridades, que persisten en enviarlo a su ciudad de origen, cuando él vive y trabaja en La Habana. En dos años, el periodista ha sido expulsado diez veces a Camagüey (http://es.rsf.org/cuba-un-corresponsal-de-hablemos-press-15-05-2012,42622.html), en menosprecio de la reducción de la severidad de la ley de “migración interna”, adoptada a finales del año 2011, que antes limitaba la posibilidad de que las personas de provincia se mudaran a La Habana. Se trata del tercer periodista de Hablemos Press arrestado y detenido en este mes de septiembre.

Pérdidas oficiales

El día del arresto de Calixto Ramón Martínez, la jefa de edición del diario oficial Granma, Mairelys Cuevas Gómez, aprovechó un viaje de trabajo a México para refugiarse en Estados Unidos y pedir asilo. Un mes antes, el 15 de agosto, cuando acababan de finalizar los Juegos Olímpicos en Londres, Luis López Viera, jefe de la Redacción Deportiva de Juventud Rebelde, otro diario del Estado, hizo lo mismo ante los servicios de inmigración británicos. Manteniéndose informada sobre su situación, la organización Reporteros sin Fronteras desearía conocer la reacción de las autoridades cubanas frente a los exilios de periodistas que eran sus empleados, así como saber más sobre la suerte de José Antonio Torres, otro periodista de la prensa del Estado, encarcelado desde hace más de un año y acusado, sin mayor precisión, de “espionaje” (http://es.rsf.org/cuba-el-premio-sajarov-guillermo-25-07-2012,43101.html).
___________

LAS INCONGRUENCIA DE CASTRESANA

Durante siglos la división entre lo público y lo privado ha servido para mantener el honor masculino, y dejar en mayor vulnerabilidad a las mujeres.
Por Lucía Lagunes

Ciudad de México.- Todavía se cree que lo que ocurre detrás de las puertas de la casa o lo que ocurre entre las parejas y en la vida privada es un asunto que no es de interés público, máxime cuando el agresor es un hombre con poder y “reconocimiento” público.
Durante siglos la división entre lo público y lo privado ha servido para mantener el honor masculino, y dejar en mayor vulnerabilidad a las mujeres.
A un hombre que participa en la política, la academia, el sistema de justicia, la cultura o en la economía, no se le cuestiona si es o no buen padre, si cumple son sus obligaciones económicas, si respeta o no a su compañera y descendencia; eso no está en la línea de valores públicos que debe cumplir, muy contrario a lo que ocurre con las mujeres.
Lo que debe cuidar él es aparentar en público que es una buena persona aunque en su vida privada atente contra los derechos de quienes le rodean. Es así que los hombres han hecho de su doble moral un camino para la impunidad.
Sin embargo, este orden social tiene ya una fractura que hoy está dejando ver la magnitud de esa doble moral masculina.
Durante años la frase feminista “lo personal es político” se acuñó desde un sentido: visibilizar en la vida pública el horror que viven las mujeres en el ámbito privado, primer paso en el que hay bastante avance.
Ahora estamos frente al segundo sentido de la frase: el actuar personal, las creencias y la actuación privada es una medición inequívoca de su actuar político. Valorar la coherencia de su dicho en la práctica.
Un hombre, públicamente defiende los Derechos Humanos, logra prestigio académico por investigar la violencia contra las mujeres, pero que es violento en la vida cotidiana con quienes viven con él,  con el personal que colabora con él, no puede mantenerse en el escenario público atentando contra lo que él pregona en público.
Esta fractura es casi un ojo de alfiler que es necesario ensanchar. Por ese pequeña abertura han logrado pasar el caso del hijo de Diego Fernández de Cevallos, del cual después del escándalo de la agresión contra su esposa e hijos poco se sabe.
La denuncia pública de la ex esposa del consejero electoral Sergio García Ramírez, ante la violencia que ejerce contra su familia y sus allegados cercanos e ira irracional, y ahora, el señor Carlos Castresana Fernández, fiscal del Tribunal Supremo de España.
En el caso de este último, la doble moral masculina llega hasta las esferas más altas del poder, en las estructuras más altas del Estado, para proponerlo a que investigue los casos de feminicidio en Campo Algodonero, Ciudad Juárez.
Si sólo se valora la experiencia profesional y académica de Castresana suena lógico que la idea del Estado sea contratarlo, pero si a esa experiencia académica se le cruza la coherencia personal, la propuesta se derrumba al atentar contra lo que se quiere investigar.
Un hombre que intimida, utiliza su poder para atentar contra su ex compañera, no puede ser el mismo que investigue la verdad en un caso de violencia feminicida, porque no cuenta con la calidad moral para ello, y porque la violencia contra las mujeres es un delito y quien delinque no puede ser el mismo que investigue a otros delincuentes.
Es como poner a un ladrón, asesino o torturador a investigar homicidios, asaltos y defender los Derechos Humanos.

El Estado no puede permitirse ser usado para proteger al agresor y simular acciones de justicia, por el contrario debe colocar en el máximo nivel de prioridad nacional salvaguardar la vida de las mujeres y terminar la impunidad. En esa lógica, la propuesta de Castresana debe ser retirada.

Instrucciones para salvar a México

Plan b*
Po Lydia Cacho

Hay pocas personas en el país que no buscan las instrucciones para salir de las tragedias que se compilan  en diferentes rincones de la patria. La mayoría se pregunta cada día cómo emerger en paz, cómo ayudar sin morirse, como participar sin perderlo todo, como salvar sus dones personales y compartirlos sin dejar el alma en el camino.

Están quienes se niegan a cultivar el cinismo como salida rápida ante su miedo, quienes se abstienen de sembrar el terror de lo imposible, quienes saben que la esperanza no es un fruto quimérico. Sólo unos cuantos difunden la falsa noción del advenimiento de lo peor, sólo los ignorantes creen que la política partidista y la mera democracia electoral son todo, y predican que desde allí surgirá la transformación real. Sólo algunos, los macarras de la doble moral, enemigos de la cultura y la lectura, defienden esa forma de poder monolítica vertical y excluyente, que somete con miedo y esclaviza incitando a la normalización de la corrupción y la intolerancia a la diversidad.

Millones de hombres y mujeres en México siguen creyendo que hay respuestas concretas. Las buscan después del llanto por sus muertos, desde la acción directa por sus hijas asesinadas, por sus familiares desaparecidos, para rescatar a sus hermanas, hijas o madres maltratadas por el hombre que aman. Están las madres que lo abandonan todo por defender a sus hijos violados o quemados en vida; quienes ante el nacimiento de un bebé con capacidades diferentes inician proyectos colectivos. Las y los periodistas que no se arredran ante arrestos, desapariciones y muertes de colegas. Los padres entregados a salvar a sus hijos adictos a las metanfetaminas, o a la violencia homicida, o consumidos por el rencor ante una patria que se niega a ofrecerles un trozo de futuro.

Ellas y ellos no son otra cosa que derechohumanistas. A veces se bautizan y otras no, pero sin duda son defensoras y defensores de los derechos humanos. Porque transforman la tragedia personal en una causa social, porque ante el abandono del Estado nunca se cruzan de brazos. De la mano de ellos y ellas están quienes sin haber sufrido en lo personal, han elegido el camino de la defensa profesional de los derechos y las libertades.

Amas de casa, profesionistas, rancheros, sacerdotes progresistas, maestras y maestros, feministas, indígenas políglotas, sanadoras, campesinos ecologistas. Han sabido desde hace años que las instrucciones para salvar a México están ocultas entre la indignación y la esperanza diaria. No las buscan afuera sino las construyen desde su experiencia vital. Es así como en este país se han formado organizaciones que defienden, cada vez más profesionalizadas  y estructuradas, todos los derechos humanos. Desde las violencias varias hasta el derecho al agua, a la libre migración, a la justicia, a la educación, a la cultura, a la alimentación; a la equidad plena.

El falso discurso de la muerte justificada a costa de la seguridad pública, de la mano de la jerga del vacuo barullo electoral, han ocultado la emergencia de un aplastante y silencioso ataque a quienes defienden los derechos humanos, es decir, hacia quienes construyen modelos de paz y justicia. La desigualdad y maltrato hacia los y  las defensoras de derechos de hombres, mujeres, jóvenes, niñas y niños, es insostenible y éticamente inaceptable. No se puede, ni se debe, ayudar a las víctimas victimando, a las muertas, muriendo. La congruencia exige que las defensoras y defensores de derechos humanos se protejan y defiendan a sí mismos de la misma manera, y en la misma medida, en que protegen a las personas a las que ayudan. Ni más ni menos. Sólo así se construye una sociedad civil fuerte, sana, que no se pierde en la sumisión de quien se considera y es tratado como alma caritativa y sacrificada, sino en el ejemplo de quien se sabe con derecho a la vida, a la palabra, a la justicia y a la libertad.

Me atrevo a decir que este año será el año de los derechos humanos de México, el año de reivindicar las causas ganadas en cada rincón del país, desde las montañas defendidas por grupos indígenas, hasta los valles rescatados por jóvenes, por mujeres y hombres cuyos nombres no saldrán entre “los más influyentes de México”, aun cuando ciertamente lo sean.

Hasta convertirnos no en un país de unos cuantos héroes y heroínas, sino en una fuerza civil multitudinaria e inagotable, en el verdadero fiel de la balanza.

*Plan b es una columna publicada los lunes en El Universal y otros diarios de México.
www.lydiacacho.org /  @lydiacachosi

EL ABORTO SEGÚN FAVALORO

“Los ricos defienden el aborto ilegal para mantenerlo en secreto y no pasar vergüenza. Estoy harto de que se nos mueran chicas pobres para que las ricas aborten en secreto. Se nos mueren nenas en las villas y en Sanatorios hacen fortunas sacándoles la vergüenza del vientre a las ricas. Con el divorcio decían que era el fin de la fila de la discriminación; y sólo fue el fin de la vergüenza de los separados ilegales. Con el aborto legal no habrá mas ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mí país -dijo Favaloro antes de morir-, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga. Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza.
*René Gerónimo Favaloro (La Plata, Argentina, 12 de julio de 1923/Buenos Aires,29 de julio 2000) fue un prestigioso médico cirujano torácico argentino, reconocido mundialmente por ser quien realizó el primer bypass cardiaco en el mundo. Su autobiografía denominada Recuerdos de un médico rural tiene varias ediciones, la primera de ellas editada en el año 1980.

Familias destrozadas: infancia en el limbo

Plan b
Lydia Cacho
Isis tiene tres años y Jaimito cinco, los dos son hijos de madres mexicanas pero ellos nacieron en los Estados Unidos. Hace tres años, a pesar de tener plena nacionalidad y derechos constitucionales, están perdidos en el limbo de servicios sociales, mientras sus madres desesperadas desde México intentan recuperarles con pocos pronóstico de éxito. En los primeros 6 meses del 2011, el gobierno federal norteamericano deportó a mas de 46.000 madres y padres de niñas y niños ciudadanos de EEUU.
Cada año los servicios de inmigración y aduanas norteamericanos (ICE por sus siglas en Inglés) deportan a miles de personas; mientras tanto sus hijas e hijos pequeños que han nacido allá son arrebatados por el Estado. El centro de justicia aplicada (Applied Research Center/ARC), organización civil norteamericana, publicó el estudio Familias destrozadas, que evidencia al sistema inquisitorial de las leyes antiinmigrante de los Estados Unidos. ARC  y el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) revelan el impacto de las leyes y políticas de control y verificación migratoria de EUA en las mujeres migrantes y sus familias en la región.
Los métodos utilizados por los agentes migratorios de ICE, acompañados de las policías locales, resultan aterradores. Las mujeres que llaman a la policía para pedir ayuda por violencia doméstica, antes de ser tratadas como víctimas son revisadas como delincuentes, e incluso encarceladas. Delmy Palencia, una líder de derechos civiles en Nuevo Orleans fue arrestada injustamente  luego de pedir ayuda por violencia domestica. Fue detenida y separada de su bebé por 45 días. Aunque los cargos se retiraron, ICE utilizó la estrategia Comunidades Seguras para arrestar a Delmy con una orden de retención de inmigración. Fue liberada después de más de dos semanas, sometida a una redada de ICE en la media noche en su hogar, y ahora enfrenta la deportación y la separación de su bebé que nació en los Estados Unidos.
Las leyes antiinmigrantes de los Estados Unidos se fortalecen y potencian con una fuerza inusitada, dicen las  especialistas del ARC. Este endurecimiento criminaliza de tal forma a las y los trabajadores migrantes, que frecuentemente sus bebés pierden la oportunidad de volver a ver a su familia. Los jueces cancelan sin miramientos la patria potestad de miles de personas que no han cometido delito alguno. Las organizaciones especialistas revelan  que estas deportaciones destrozan a las familias y ponen en peligro a niñas y niños que se dejan atrás.
En el 2011, Estados Unidos deportó la cantidad récord de 397.000 personas. De acuerdo con los datos federales en posesión de ARC, aumenta el número de deportados que son padres y madres. La idea de la política del desgaste denominada Comunidades Seguras consiste en la persecución sistemática y criminalización de las y los migrantes sin papeles y su encarcelamiento. Entre las estrategias más utilizadas está la colaboración de las policías locales con agentes migratorios de ICE, quienes utilizan la excusa de denuncias anónimas sobre uso de drogas para hacer redadas, y arrestos grupales, cuya finalidad es expulsar a las personas adultas y llevar a infantes nortemericanos al limbo judicial. Allí pueden permanecer el resto de su infancia hasta llegar a la vida adulta. La falta de recursos, la lejanía y el idioma pueden hacer casi imposible para miles de familias recuperar a sus pequeños de la burocracia de servicios sociales de todos los Estados Unidos.
 
Si cree usted que las deportaciones viciadas y violatorias de los Derechos Humanos se llevan a cabo sólo en Arizona, o en los estados de la frontera sur con México, vuelva  la mirada; ARC.org ha identificado al menos 22 estados donde han surgido estos casos en los últimos dos años. Según sus datos en 400 condados y 20 estados, uno de cada cuatro (28,8 por ciento) menores bajo cuidado de crianza temporal con madres y padres detenidos o deportados son de estados no fronterizos. ARC estima conservadoramente que hay al menos 5100 niños y niñas en casas de crianza temporal cuyas familias han sido detenidas o deportadas por ICE.
Las políticas antiinmigrantes de los Estados Unidos no solamente  violan los derechos humanos, además implican un costo monumental a la sociedad norteamericana; utilizan las prisiones como centro de detención de inmigrantes, ponen en riesgo a las extranjeras víctimas de violencia doméstica, destrozan familias y violan los derechos de la infancia. Washington debe rendir cuentas sobre esta afrenta racista e inaceptable.
 
www.lydiacacho.net / @lydiacachosi