LA PROCU DEFIENDE AL NARCO

En el video verán como la procuradora de justicia de Puebla rescata a un narcotraficante AMIGO DE ELLA de las manos del Agencia Federal de Investigaciones. Todo parece indicar que la procuradora se considera dueña y señora de la justicia y que en Puebla ella es la ley (como el góber precioso; tal para cual) ignorando a la autoridad federal en delitos del crimen organizado.

http://www.eluniversal.com.mx/graficos/animados/videos/videoprocu.html

Pornografía veracruzana

La historia del sacerdote veracruzano es bastante sencilla:
La policía cibernética recibe un tip sobre un servidor público federal que ve pornografía infantil en su oficina.
Le siguen la pista y encuentran a un grupo de usuarios. Entre ellos uno denominado Lobo Siberiano, circula una gran cantidad de fotografías de bebés y niñas de 6 de 8, 12 y 14 años siendo violadas.
El Juez autoriza intervencion cibernética en el marco de la ley y se encuentran los servidores, de los servidores de internet, encuentran direcciones  de las antenas.
Una de las direcciones es la parroquia de Xalapa, Veracruz. La policía piensa: tal vez haya varias computadoras y alguien use una de ellas para cometer este delito”. Empiezan a investigar y resulta que hay una sóla computadora portátil a nombre del sacerdote de la parroquia. Necesitan pruebas, autorizados por un Juez se contactan con el párroco como si fueran usuarios pedófilos, para pedirle fotos pornográficas, éste envía unas infames  imágenes de bebitas y niñas pequeñas en situaciones aberrantes. SE checa la hora en que el sacedote está utilizando su computadora, es la misma dirección IP. Varias veces se repite el ejercicio hasta encontrar evidencias precisas. La ciberpolicía descubre también que el sacerdote tiene dos viviendas: una de la diócesis y otra donde recibe mujeres casadas con las que tiene relaciones sexuales.Una doble vida muy precisa. Varias de sus amantes confiesan. La policía interviene el celular del sacerdote y encuentra mensajes SMS  intercambiando citas e ideas para tener encuentros sexuales de todo tipo.
El Ministerio Público presenta la solicitud al Juez y éste aprueba la orden de aprehensión, la Procuraduría de Veracruz, ante la evidencia bajo oficio de colaboración participa en el arresto del sacerdote y su hermano. El hermano confiesa que él si ve pornografía pero de mayores de 18 años. El sacerdote admite tener mucho éxito sexual con las mujeres “porque es muy guapo” pero niega su afición a la pornografía infantil. Le resulta imposible demostrar que nadie más usa su computadora portátil personal.
El Procurador de Veracruz colabora profesionalmente para buscar a las niñas y niños   e intentar descubrir si las cientos de fotografías pornográficas se tomaron en el Estado. Un grupo de policías profesionales de Veracruz se ponen a trabajar y encuentran pistas. De pronto reciben órdenes superiores para dejar eso “en paz”. La arquidósesis de Veracruz ya conocida por defender a un pederasta que al final fué sentenciado con pruebas irrefutables, moviliza influencias políticas y, dicho por fuentes de la propia arquidiócesis, pide ayuda al gobernador Fidel Herrera.
El Obispo consigue dinero para pagar una fianza multimillonaria al Juez del Distrito Federal
El Juez federal ve las evidencias y envia una solicitud al Juez del D.F para que afine la argumentación y le pregunta si hay otros delitos y NO le aprueba que le deje en libertad bajo caución, pues la pornografía infantil es un delito Grave. El juez del D.F de manera “extraña” en lugar de afinar y buscar el bienestar de los cientos de criaturas violadas en las fotografías y en la computadora del sacerdote, le da derecho a fianza.
En el programa de Carmen Aristegui se evidencia la incopetencia del juez. Sale en su defensa el Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal y al final, dice que efectivamente vio las pruebas y que “ninguna persona puede verlas todas de una sola vez, son aberrantes y este delito no puede quedar impune”.
Carmen Aristegui le pregunta por qué si está sólo bajo fianza el sacerdote está feliz celebrando misa en Xalapa y diciendo a su feligresía que lo dejaron libre y que es inocente.El Presidente del tribunal dice que de ninguna manera: que el juez le ordenóa al sacerdote que se quedara en el Distrito Federal, que no es inocente sino que está libre bajo caución y que el juicio se está llevando a cabo. (Usted puede escuchar la entrevista en el sitio de MVS del jueves 18 de febrero)
Un feligrés manda fotos desde su celular defendiendo al párroco y mostrándolo dando misa el miércoles de ceniza. Mientras tanto la Procuraduría del Distrito Federal impugna la decisión del Juez.
El  Santo Papa por su parte pide perdón con gesto de congoja en Irlanda luego de que la policía Irlandesa demostró 70 años de delitos de pederastia y pornografía infantil perpetrados todos por cientos de sacerdotes católicos que abusaron de  niños y niñas bajo el poder de la Iglesia. El Papa promete que eso no volverá a ocurrir y que la Iglesia en todo el mundo toma medidas para expulsar de sus seno a quienes se atrevan a cometer atrocidades contra los niños del mundo. El Obispo de Xalapa ve al Papa en la televisión y seguramente sonríe y le da la razón.
Los feligreses del sacerdote ignoran que al recibirlo amorosamente están poniendo en peligro a miles de niños y niñas desaparecidos que son utilizados para producir pornografía infantil.Ningún feligrés le confronta públicamente y le exige que demuestre su inocencia, no que mienta sobre ella.
Yo como otras y  otros periodistas estuve presente en al explicación que la ciberpolicía dio del caso el año pasado, por ser el primero en su tipo llevado a cabo por la ciberpolicía en México. En un acto de transparencia poco común, las autoridades nos explicaron paso a paso cómo se investigó y que evidencias se encontraron (claro que no vimos todas) nadie sale ileso emocionalmente después de ver esas terribles  imágenes.
Si no gana la corrupción de la arquidiócesis y de algún juez, se hará justicia. Si eso sucede me pregunto ¿qué pensarán quienes protegen al sacerdote? y a esos niños y niñas ¿quién los defiende? evidentemente en este caso ni Dios, ni la Iglesia Católica mexicana, ni el gobienro de veracruz, anteponen los derechos de la infancia a los de adultos con poder. Aunque el DIF  invite a foros internacionales contra la trata de personas en ese estado, las autoridades anteponen el bienestar de los jerarcas de la Iglesia al no pronunciarse por que se esclarezcan los hechos. Lástima que los sacerdotes honestos y buenos de este país no se rebelen ante esta historia; ni porque el Papa ya admitió la gravedad de la pederastia clerical. Los hechos hablan más que los discursos.

Las mentiras de Ulises Ruiz

Puesto en libertad un hombre acusado injustamente del asesinato del camarógrafo estadounidense Brad Will
Juan Manuel Martínez Moreno, encarcelado un año por el asesinato del camarógrafo estadounidense Brad Will, fue liberado el 18 de febrero de 2010 por falta de pruebas. El periodista de la agencia Indymedia fue asesinado a tiros el 27 de octubre de 2006, durante una manifestación de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) contra el gobernador del estado, Ulises Ruiz Ortiz. Juan Manuel Martínez Moreno era miembro de la APPO, Brad Will seguía las manifestaciones de esta organización.

“Fui privado de mi libertad injustamente, existen pruebas de quiénes son los culpables, que han sido protegidos por el gobierno de Ulises Ruiz”, afirmó Juan Martínez Moreno a la prensa local.
“Esperamos que el expediente regrese a la Procuraduría General de la República y se continúe la investigación, y que ahora sí se haga con verdadera objetividad. Fue un año más que se perdió, un año más de impunidad”, señaló a Reporteros sin Fronteras el abogado de la familia Will, Miguel Ángel de los Santos, que no creía que Juan Manuel Martínez Moreno fuera culpable. Es la misma opinión de Reporteros sin Fronteras, él fue inculpado de un crimen que no cometió, sirvió de “chivo-expiatorio” para cubrirle las espaldas al gobernador Ulises Ruiz Ortiz; las autoridades de Oaxaca buscaron imputarle el asesinado de Brad Will à la APPO.
Este hecho subraya la incompetencia o la complicidad de las autoridades locales y federales, dentro de la grave situación de la libertad de prensa en México, que se ha convertido en el país más peligroso del continente para los periodistas. Un estudio reciente de Article 19 y del Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), atribuye 65% de los ataques perpetrados a periodistas a las propias autoridades, y sólo 6.15% al crimen organizado. Tampoco hay que olvidar que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra Periodistas (FEADP) no ha obtenido ningún resultado después de su creación en 2006. Leer también nuestro informe: http://www.rsf.org/spip.php?page=article&id_article=34604.

Después del 15 de febrero de 2010, la FEADP tiene un nuevo titular, Gustavo Salas Chávez. ¿Qué medios empleará para resolver los numerosos casos de las víctimas?, ¿qué reformas en el funcionamiento de la FEADP le permitirán cumplir con su misión? Le hicimos preguntas similares a Yolanda Valencia Vales, presidenta de la Comisión Especial para dar Seguimiento a las agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación, en una carta el 22 de enero pasado. Por el momento no tenemos respuesta.

En lo que va de 2010, tres periodistas han sido asesinados en México. El país ocupa el lugar 137 entre los 175 que figuran en la clasificación mundial de la libertad de prensa elaborada por Reporteros sin Fronteras. De 2000 a la fecha, 61 periodistas han sido asesinados en México, 10 han desaparecido desde 2003.

__________

Mexico

Authorities free activist wrongly accused of murdering US cameraman Brad Will
Juan Manuel Martínez Moreno, a grass-roots activist who had been wrongly held for the past year as a suspect in the 2006 murder of US cameraman Brad Will of the Indymedia agency in the southern city Oaxaca, was finally released yesterday for lack of evidence.
Martínez participated in a series protests that the Popular Assembly of Oaxaca Peoples (APPO) staged against Oaxaca governor Ulises Ruiz Ortiz in 2006. Will sympathised with the protests and was filming a major one when he was shot on 27 October 2006.
“I was unjustly deprived of my freedom,” Martínez told local journalists yesterday. “There is evidence that shows who did this murder, but those who did it are being protected by Ulises Ruiz’s administration.”
The Will family lawyer, Miguel Ángel de los Santos, told Reporters Without Borders: “We are now waiting for the investigation to resume, but this time in an objective manner.” De los Santos never thought Martínez had anything to do with Will’s murder and nor did Reporters Without Borders. Martínez was scapegoat. To protect the governor’s bodyguards, the Oaxaca authorities used the local judicial authorities to try to pin the murder on the APPO.
This episode has highlighted the incompetence or complicity of both the local and federal authorities at a time when press freedom is seriously threatened in Mexico, now the hemisphere’s most dangerous country for journalists. A recent study by Article 19 and the National Centre for Social Communication (Cencos), a Mexican NGO, blamed 65 per cent of the attacks on the press on the authorities, and only 6.15 per cent on organised crime. Read also our report : http://www.rsf.org/spip.php?page=article&id_article=34603.
A new prosecutor, Gustavo Salas Chávez, took over at the head of the FEADP on 15 February. What resources does he plan to deploy to solve all the cases that have gone nowhere? What changes need to be made to the FEADP so that it could do the job it is supposed to do? We put these questions to Yolanda Valencia Vales, the head of the Chamber of Deputies’ Special Commission for Monitoring Attacks on Journalists and Media, in a letter on 22 January. She has not yet replied.
Since the start of the year, three journalists have been murdered in Mexico, which is ranked 137th out of 175 countries in the 2009 Reporters Without Borders press freedom index. A total of 61 journalists have been killed in Mexico since 2000, and nine have disappeared.

__________

¿TODOS SOMOS JUAREZ?

Por Javier Solórzano*
Ni Marisela Ortiz, directora de “Nuestras hijas de regreso a casa”, ni Elizabeth Flores de la Pastoral de Ciudad Juárez, ni Gustavo de la Rosa, defensor y promotor de los derechos humanos fueron convocados a las reuniones de Felipe Calderón con sectores de la entidad fronteriza. No se soslaya que a pesar de esto han estado presentes buena parte. Con preocupación, por no decir otra cosa, el tema de los derechos humanos se ha ido borrando. Los derechos humanos han pasado de ser el gran tema a un distante segundo plano.
¿Por qué es importante hablar con estos tres personajes? Fundamentalmente, por lo que han hecho por Ciudad Juárez y por lo que ellos representan. Dicen las cosas directas, han vivido en carne propia las presiones, y han estado marcados por la violencia y la muerte de familiares y amigos cercanos. Han estado a punto de darse por vencidos, pero a la mera hora se han defendido, a pesar del dolor, y no han permitido que les gane la adversidad. Por lo que han vivido no dudan en denunciar lo que pasa en Ciudad Juárez cuando duele el estómago, no cuando ha pasado el tiempo.
Las dos reuniones encabezadas por el Presidente han sido fundamentalmente catárticas. Era de esperarse, y sólo será al paso del tiempo —hablan ya de 100 días— cuando se puedan apreciar resultados, cuando se vean indicadores reales de la efectividad de lo que se dice y promete. El tiempo no ha sido un aliado para la presidencia de Calderón. El gobierno ha diseñado varios planes y la gran mayoría se queda en el camino. Lo peor es que no han tenido ni seguimiento. El b “todos somos Juárez” presidencial vale en la medida en que el gobierno realmente instrumente la estrategia que tenga en la ciudad fronteriza y ésta sea el punto de partida para una estrategia macro.
Calderón tiene que escuchar pero sobre todo actuar en función de lo que escucha. Por ello, Marisela, Elizabeth y Gustavo son importantes. Ellos representan opiniones duras que salen de las entrañas, del alma y de la reflexión. No es que los que han hablado no tengan cosas importantes que decir, por supuesto que las tienen y lo han dicho. Lo importante es que para gobernar y rehacer a Ciudad Juárez no basta con voluntarismos, dinero, y cara de resignación. Para hacerlo se requiere de algo que no pareciera querer y, a estas alturas, ni poder, el gobierno de Calderón: cuestionar lo que ha hecho hasta ahora. No es sólo la seguridad, es la economía, la política, la esperanza y la credibilidad; como ve, ¡casi nada! Pero que no se olvide que junto con la imperiosa necesidad de atacar los problemas de la ciudad fronteriza anda también de por medio que el país no termine por ser el Ciudad Juárez de hoy.
Si “todos somos Juárez”, Presidencia debe cuidar no dejar fuera a las voces que como Marisela, Elizabeth y Gustavo llevan años en el trabajo de reconstrucción social de Ciudad Juárez.
*Periodista mexicano, columnista del diario El Universal

Lobo Siberiano y la Ley del D.F

Para entender la corrupción de los jueces necesitamos conocer la ley. En esl caso Lobo Siberiano del sacerdote de Veracruz esto es importante:

En el Código Penal del Distrito Federal  la pornografía es delito grave independientemente de la pena y en el caso de Veracruz es por los años de la pena:

ARTÍCULO

71 Ter (De la disminución de la pena en delitos graves) Cuando el sujeto activo

confiese su participación en la comisión de delito grave ante el Ministerio Público y la ratifique ante el Juez en la declaración preparatoria se disminuirá la pena una tercera parte, según el delito quese trate, excepto cuando estén relacionados con delincuencia organizada, en cuyo caso se aplicará la Ley de la materia. Este beneficio no es aplicable para los delitos de Homicidio, previsto en el artículo 123 en relación al 18, párrafo segundo; Secuestro, contenido en los artículos 163, 163 Bis, 164, 165, 166 y 166 Bis, con excepción de lo previsto en el último párrafo del artículo 164; Desaparición Forzada de Personas, previsto en el artículo 168; Violación, previsto en los artículos 174 y 175; Corrupción de personas menores de edad o personas que no tengan capacidad para comprender el significado del hecho o de personas que no tengan capacidad de resistir la conducta, previsto en los artículos 183, 184 y 185; Turismo Sexual, previsto en el artículo 186;

Pornografía, previsto en los artículos 187 y 188; Trata de Personas, previsto en el artículo 188 Bis;

Lenocinio, previstos en los artículos 189 y 189 bis ; Robo, previsto en el artículo 220, en relación al artículo 225; Tortura, previsto en los artículos 294 y 295; todos de este Código.

LOBO SIBERIANO: PORNOGRAFÍA INFANTIL

NOTA INFORMATIVA

PORNOGRAFÍA INFANTIL “CASO LOBO SIBERIANO”


Antecedentes

  1. Se abrió la averiguación previa CUH-6/T2/0330/09-03, iniciada a partir de la investigación de la Policía Cibernética de la PGJDF, quien detectó una red de pornografía infantil identificada como “Mundo PTHC”. Esta red operaba en siete estados de la República.
  2. El principal proveedor y distribuidor de la pornografía infantil era el usuario que utilizaba el nombre de “Lobo Siberiano”, quien fue identificado como el sacerdote Rafael Muñiz López, párroco de la Parroquia de San Pedro Apóstol en Xalapa, Veracruz.
  3. El 9 de junio de 2009 se ejercitó acción penal contra el sacerdote Rafael Muñiz López, por los delitos pornografía infantil agravada (se agrava el delito por ser ministro de culto) y delincuencia organizada al considerar que formaba parte de una red organizada de pedófilos con LUIS ALEJANDRO VERGARA Y TORRES, LUIS PORTILLA RAMÍREZ, MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ ACOSTA, MICHEL ÁNGEL SÁNCHEZ GARCÍA Y EDMUNDO JESÚS MARTÍNEZ NIÑO.
  4. El 22 de junio del año 2009, el juez Cuadragésimo Cuarto de lo Penal en el DF dictó Auto de Formal Prisión a Rafael Muñiz López quien con el fin de satisfacer sus inclinaciones parafílicas, almaceno y distribuyó al intercambiar información a través de los recursos de internet ─como son el chat, correo electrónico, fotografías, videos y foros─ en los cuales se aprecia que facilitaban, inducían y obligaban a personas menores de dieciocho años de edad a realizar actos sexuales reales explícitos o de exhibicionismo corporal, con fines lascivos y/o sexuales reales o simulados para intercambiarlos a través de diferentes sistemas de cómputo con conexión a internet.

Es importante señalar, que en el Auto de Formal Prisión el Juez 44 Penal indebidamente consideró que el bien jurídico tutelado en el caso del delito de Pornografía Infantil, es la moral pública, cuando en realidad es el libre desarrollo de la personalidad psicosexual de la infancia.
Actuación del Poder Judicial Federal[1]

  • Juicio de amparo

Rafael Muñiz López interpuso un juicio de amparo contra el Auto de Formal Prisión dictado por el Juez 44 de lo Penal. El Juez Décimo de Distrito de Amparo en materia Penal otorgó la protección de la justicia federal a Rafael Muñiz López por considerar, que en dicho auto de formal prisión no se encontraba debidamente fundado y motivado, violando las garantías establecidas en el artículo 16 de la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicano.
De acuerdo con el Juez de Distrito, no se acreditó la participación como coautor en el delito de delincuencia organizada y tampoco la conducta consistente en la distribución de material pornográfico infantil, porque no lesiona el bien jurídicamente protegido de “la moral pública” ─como indebidamente lo había considerado el Juez 44 de lo Penal─.
Sin embargo, lo que considera el Juez de Distrito es que el término distribución debe entenderse de acuerdo a la “dogmática penal” como hacer circular en la sociedad el material pornográfico, y como en el caso concreto sólo se compartía en un círculo cerrado de personas adultas, entonces no se afectaba el bien jurídico protegido que es la “moral pública”.

  • Recurso de Revisión

El Ministerio Público Federal, a petición de la PGJDF, interpuso un Recurso de Revisión en contra de la sentencia dictada por el Juez de Distrito. Este recurso de revisión fue resuelto por el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, en sesión del 4 de febrero.
La magistrada ponente confirmó la Sentencia, al considerar entre otros argumentos, que efectivamente el Juez 44 Penal del DF no funda ni motiva debidamente el auto de formal prisión, además de no precisar  en qué forma Rafael Muñiz López participó en la Comisión de los delitos de Pornografía Infantil y de Delincuencia Organizada.
Por ello, la ponencia de la Magistrada Emma Meza Fonseca y aprobada por el Magistrado Humberto Manual Roma y la secretaria en funciones de magistrada Lorena Lima Redondo, estableció confirmar la sentencia del Juez Décimo.
Consecuencias Jurídicas de las resoluciones del Poder Judicial Federal
El amparo se otorgó el Juez Décimo de Distrito y que fue confirmado por el Noveno Tribunal de Circuito, es para los efectos de subsanar las irregularidades de forma en el auto de formal prisión.  Por lo que no implica dejar en libertad al inculpado, ni anular las actuaciones realizadas, sino que el Juez 44 Penal deje “insubsistente el acto reclamado y con plenitud de jurisdicción dicte nueva resolución purgando los vicios de forma”.
Por lo anterior, las opciones que tendría el Juez 44 son las siguientes:

  1. Subsanar las deficiencias de forma y dictar un nuevo auto de formal prisión (esta es la única opción que permitiría seguir en el camino de la justicia).
  2. Podría resolver que no se actualiza la hipótesis de distribución de pornografía infantil, sino únicamente por “almacenamiento”. Esta conducta únicamente se daría en el equipo de cómputo de Rafael Muñiz López, que se ubicaba en la Parroquia de San Pedro Apóstol de Xalapa, Veracruz. Ante esta hipótesis, el Juez 44 se podría declarar incompetente y remitir el asunto al Juez del Fuero Común en materia Penal del Estado de Veracruz, en este estado no está tipificado el delito de Pornografía Infantil, por lo que Rafael Muñiz quedaría en libertad.
  3. El Juez 44 podría considerar que no cuenta con los elementos necesarios para subsanar las deficiencias señaladas por el Poder Judicial Federal y dictar un Auto de Libertad a Rafael Muñiz.
  • Críticas de la actuación del los Poderes Judiciales del DF y Federal
  1. El Código Penal está dividido en Títulos, generalmente al inicio de los mismos se coloca el bien jurídico que tutelan los delitos que están incluidos en cada uno de los títulos. Así por ejemplo, tenemos: el Título Primero “Delitos contra la Vida y la Integridad Corporal”; los tipos penales que están incorporados en este apartado son evidentemente aquellos que atentan contra la vida y la integridad corporal de las personas, como: homicidio, lesiones, ayuda o inducción al suicidio y aborto.

Ahora bien, los delitos de: Pornografía, Trata de Personas, lenocinio, explotación laboral de personas menores de edad o personas con discapacidad física o mental, están ubicados en el Título Sexto “Delitos contra el libre desarrollo de la personalidad cometidos en contra de las personas mayores y menores de dieciocho años de edad o personas que no tengan capacidad para comprender el significado del hecho o personas que no tengan la capacidad de resistir la conducta”.
De acuerdo con lo establecido en el Título Sexto,  el bien jurídico tutelado es “el libre desarrollo de la personalidad”, entendido el “libre” como un bien jurídico supraindividual abstracto que se  traduce en el libre desarrollo de la personalidad de la infancia, mismo, que se encuentra garantizado también en el artículo 1 de la Constitución y instrumentos internacionales como la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención sobre Derechos de los Niños y la Convención Americana sobre Derechos Humanos.
Aunque un Juez por definición es “perito en derecho”, el Juez 44 Penal, Lic. Paul Martin, indebidamente y demostrando desconocimiento en uno de sus principales instrumentos como  es el Código Penal, señaló en su auto de formal prisión que el bien jurídico tutelado por la norma penal en el caso de la pornografía infantil, particularmente la conducta consistente en distribución de pornografía infantil, es  “la moral pública”.
Este “error” fue trascendental, ya que uno de los principales argumentos del Juez de Distrito y del Noveno Tribunal Colegiado de Circuito para considerar que no se acreditaba el supuesto de “distribución” de la pornografía infantil, era que no se demostraba la afectación a “la moral pública”.

  1. El Juez Décimo de Distrito y el Noveno Tribunal Colegiado de Circuito consideraron que el supuesto de distribución de material pornográfico infantil, no se actualiza porque no se lesionó el bien jurídicamente protegido que es la moral pública, pues el término de distribuir ─a decir del juez y magistrados federales desde la dogmática penal─ debe entenderse como “hacer circular en la sociedad el material pornográfico”, y como en el caso concreto sólo se compartía en un círculo cerrado de personas adultas, entonces no se afectaba el bien jurídico protegido que es la moral pública.

Efectivamente existió un terrible “error” del Juez 44, el Lic. Paul Martin Barba; sin embargo, el criterio que establecieron el Juez Décimo de Distrito y el Noveno Tribunal de Circuito es terrible; ya que una red de pedófilos que distribuya pornografía infantil únicamente entre ellos, si en el estado o estados que lo hacen el Código Penal considera que es de los delitos que tutelan “la moral pública”, entonces no serán sancionados, a menos que la “distribuyan en la sociedad”.
Las resoluciones del Poder Judicial Federal enviaron un mensaje contrario a la protección de los derechos humanos de la niñez en entidades como Querétaro y Veracruz, donde el delito de pornografía se encuentra en título de delitos que afectan “la moral pública”. Sin duda es un mensaje de impunidad[2].
3. En este caso, el criterio del Juez de Distrito y del Noveno Tribunal de Circuito abrieron otra puerta para llevar este caso a la impunidad.
El DF es una de las entidades con legislación protectora. En el Delito de pornografía infantil considera no sólo el almacenamiento sino la distribución de este material por diferentes medios. La labor de inteligencia desarrollada por la Policía Cibernética de la PGJDF permitió detectar que la pornografía infantil era distribuida desde Veracruz. Nuestra legislación permitió realizar un operativo que llevo a la captura de sujetos que no solo en el DF sino en otras entidades, mismos que serían sujetos a proceso con las leyes del DF.
Sin embargo, al considerar que la hipótesis de “distribución” del material pornográfico no se actualizaba ─por las consideraciones que ya se han señalado─  el Juez 44 del DF pierde competencia sobre el asunto, porque el almacenamiento del material pornográfico se acredita con las computadoras, mismas que se ubicaban en Veracruz. En esta entidad el “almacenamiento de pornografía infantil” no está considerado como delito.[3]
Este caso ha evidenciado la falta de conocimiento y voluntad de jueces y magistrados para garantizar los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes, que todos los días y a cada hora son explotados en este país.

  1. Desafortunadamente, el Juez 44 Penal de DF, prefirió el camino fácil. Dictó una nuevo auto, pero de libertad. Decidió  no subsanar sus errores y dejo en libertad al sacerdote Rafael Muñiz López.  Sin duda, el Lic. Paul Martin Barba opto por la impunidad y no por la justicia.

Ahora, Rafael Muñiz López podrá regresar a Veracruz y continuar con sus actividades: almacenar y distribuir pornografía infantil sin ser sancionado, y oficiar misa.


[1] Este caso es de competencia del fuero común, es decir, el Tribunal Superior de Justicia es quien debe determinar la responsabilidad penal de los inculpados. El auto de formal prisión es el acto por el cual el juez  del fuero común considera que se reúnen los elementos mínimos y necesarios para presumir que la persona que fue consignada por el Ministerio Público debe ser procesada y determinar su responsabilidad por la comisión de los delitos que se le imputan.
Para sujetar a proceso a una persona, el juez debe razonar y exponer una serie de consideraciones que funden y motiven dicha resolución. Cuando esta resolución no cumple con estos supuestos, el inculpado puede solicitar la protección de la justicia federal,  a través de un juicio de amparo.
[2] Es importante considerar que el bien jurídico tutelado en delitos como pornografía infantil, ha sido reformado en los últimos años en varias entidades federativas, justamente porque se considera que la existencia de conductas como la pornografía infantil no está al ámbito de lo moral, sino a la amplia protección que debe brindar el Estado al libre desarrollo de las personas, principalmente a las niñas, niños y adolescentes.
La pornografía infantil representa un tipo de peligro abstracto,  la sola conducta afecta al bien jurídico, es decir, no es necesario acreditar un peligro concreto a dicho bien ni un sujeto pasivo individual.  Por lo que el simple almacenamiento de las fotografías, videos que eran intercambiadas por un grupo perfectamente organizado de pedófilos debía bastar para que los jueces los sometieran a proceso y los sentenciaran.
[3] El artículo 291 del Código Penal para el Estado de Veracruz considera únicamente “a quien elabore, reproduzca, compre, venda, arriende, exponga, publicite o difunda el material a que se refieren las acciones anteriores”.

Jueces, pedófilos y sacerdotes

Plan b
Lydia Cacho
Los altos jerarcas de la Iglesia Católica y el gobierno de Veracruz, acompañados de una sospechosa ayuda del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, dejarán en libertad al líder de una red de pornografía infantil que fue arrestado luego de una impresionante y exitosa investigación de la policía cibernética.
Utilizando el alias “lobo siberiano” el sacerdote católico Rafael Muñiz López   almacenaba y reenviaba pornografía infantil desde su computadora portátil en la parroquia de San Pedro Apóstol en Veracruz. La red de pornografía infantil estaba compuesta por otros cinco sujetos que fueron arrestados. Operaban en el Distrito Federal, en Hidalgo, Puebla, Aguascalientes, Veracruz y Yucatán. Se demostró que el cura enviaba el material a ciberpederastas en Estados Unidos, Rusia, España, Chile y Colombia. El 9 de junio de 2009 se ejercitó acción penal contra el sacerdote por los delitos pornografía infantil agravada (se agrava el delito por ser ministro de culto) y delincuencia organizada, al considerar que formaba parte de una red organizada de pedófilos. El 22 de junio del 2009 se dictó Auto de Formal Prisión al párroco, pero fue una farsa del Juez Paul Martin.
Los abogados de la diócesis lograron que el juez Martin diera un amparo al sacerdote, porque no se acreditó la distribución de la pornografía como delito “contra la moral pública” ya que el sacerdote compartía la pornografía infantil  sólo “con un círculo cerrado de personas”.
El Obispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios (quien defendió también al párroco Jesús Sandoval González, sentenciado por violar a niños de la casa hogar Manuel Pío López) logró incidir en el gobierno de Veracruz para evitar que la Procuraduría local siguiera las investigaciones. La semana pasada el juez tuvo la opción de aceptar el recurso de revisión solicitado por los Ministerios públicos pero, muy convenientemente para el sacerdote, se negó. No es una casualidad, en Veracruz las leyes sobre pornografía infantil no protegen a la infancia y sí a las redes de ciberpederastas, al igual que otros estados. Así, el Juez ordenó que al párroco se le juzgue en Veracruz, donde se le dejará libre para seguir gozando de pornografía de niñas y niños de 0 a 17 años, mientras no atente contra la “moral pública”, o sea mientras lo haga “en lo oscurito”.
La impunidad en México no es abstracta, tiene nombres y apellidos. En este caso encontramos que los cómplices concretos son los jueces, quienes ignoran las leyes de la mano de los líderes del clero, capaces de ejercer todo el poder político y dinero para liberar a sus pedófilos. No es culpa de la Iglesia que algunos de sus miembros cometan delitos de diversa índole, particularmente la pedarastia, pero ciertamente los que están libres de culpa  podrían hacer algo más para prevenirla y evitarla. Lo que es inexplicable es la protección cómplice que otorga a este tipo de criminales, pese a que sus delitos atentan contra todo aquello que defiende la doctrina cristiana. Curas y jueces constituyen una alianza infame que prohija la impunidad y, por ende, la repetición de crímenes contra la infancia. El país se horroriza y exige, las y los legisladores aprueban leyes, las policías se capacitan e investigan, llegan los jueces y de un plumazo destruyen los esfuerzos colectivos por restablecer un Estado de Derecho ¿Hasta cuándo? LA PROPUESTA: En cada estado de la República una persona busca a dos o tres abogad@s y revisan su ley, convocan por twitter, facebook sms y radio a tres mil personas, se dirigen a su congreso de diputados local y exigen pase la ley. Cada vez que un juez libere a un pedófilo o tratante de menores arrestado con evidencias, nosotros evidenciamos el nombre del juez, lo denunciamos hasta que aprendan que no pueden contra millones de mexicanos y mexicanas de convicciones firmes. Vamos a cambiar a México, vamos a hacer justicia.

HOMOFOBIA ¿Por qué tanto miedo?

POR: MARTA LAMAS
Muchos temores y aprehensiones rodean la cuestión de la crianza infantil a cargo de lesbianas y gays. Parte sustantiva del rechazo a que personas homosexuales adopten criaturas responde a una ignorancia generalizada sobre los efectos de la orientación sexual de los adultos sobre los niños. Desde un discurso fundamentado en la biología reproductiva, los conservadores aducen que, puesto que dos hombres o dos mujeres no pueden producir hijos entre ellos, no deberían tener derecho a criarlos. Si la “naturaleza” no les permite procrear juntos, ¿por qué aceptar socialmente que adopten? Lo tramposo del recurso retórico sobre “la naturaleza” es que sólo se utiliza para poner objeciones a nuevos arreglos sociales y no para otro tipo de avances humanos. Un caso: si la “naturaleza” no nos dio alas, ¿por qué entonces volar en aviones? Hay mil ejemplos más que muestran cómo los seres humanos rebasamos las limitaciones que “la naturaleza” nos impone y creamos socialmente nuevas condiciones de vida.
Una de las preocupaciones más reiteradas en relación con la adopción por gays es la duda sobre el eventual daño psicológico que las criaturas podrían sufrir si se crían en hogares homoparentales. “Nadie es producto de dos hombres o de dos mujeres. Si se permite la adopción por parejas homosexuales, esas criaturas tendrán dos padres o dos madres”. Está más que probado que no provoca daños crecer entre mujeres (madre, abuela, tías) o entre hombres, lo que es menos frecuente. ¿Por qué en este caso sí lo haría? ¿Por el “mal ejemplo” de la homosexualidad? Creer que la orientación sexual de quienes crían niños es un requisito básico para la salud mental de éstos es eludir, muy convenientemente, el hecho innegable de que son justamente familias heterosexuales las que han estado produciendo psicóticos y personas con todo tipo de conductas delincuenciales. Además está comprobado que la proclividad a la homosexualidad se da en familias de padres y madres heterosexuales, lo cual tira al suelo el argumento de que la combinación de los sexos de los progenitores determina el desarrollo afectivo de sus hijos. Y según el psicoanálisis, ni el sexo ni la orientación sexual de los padres garantizan una réplica en las elecciones erótico-amorosas de los hijos.
Terapeutas que tienen una práctica clínica con familias homoparentales aseguran que no se requiere la presencia de los dos sexos en el hogar para que la infancia crezca bien. Lo imprescindible es proteger a los niños de la violencia, el maltrato psicológico y el descuido parentales, conductas que no dependen de la orientación sexual de los padres/madres. Por eso, más que intentar preservar el modelo de familia tradicional como paradigma del bienestar infantil, habría que entender qué requieren las criaturas para desarrollarse adecuadamente. La oposición a que los gays adopten sugiere, de manera errónea, que la orientación sexual es una característica decisiva del ejercicio parental. Sin embargo es mucho más importante tener una madre tranquila que una angustiada, un padre cariñoso que uno violento, independientemente de sus prácticas sexuales.
Las familias homoparentales existen hace tiempo y ya han sido estudiadas con el objetivo de ver si las lesbianas y gays que crían infantes los exponen a peligros y daños mayores que los que podrían enfrentar si fueran criados por heterosexuales. Las investigaciones sobre homoparentalidad hablan de ambientes familiares menos violentos y con una división más igualitaria del trabajo doméstico y la crianza. Claro que estos resultados alentadores son discutidos por investigadores anti-gay, que afirman tener pruebas contrarias. Al revisar dichos estudios, aparecen problemas y conflictos debidos a la estigmatización de la homosexualidad. O sea, los “daños” no se derivan de la orientación sexual de los padres/madres, sino de la homofobia social y de las dificultades que produce. Es necesario contar con investigaciones no ideologizadas para conocer más certeramente qué ocurre con el cuidado infantil dentro de las familias, y no sólo en las homoparentales, sino también en las tradicionales.
Gran parte de las madres lesbianas y los padres gays han procreado en matrimonios “tradicionales”, tratando de evitar así las consecuencias sociales de la homofobia. Pero como la homosexualidad empieza a tener más aceptación social, cada vez menos personas homosexuales se casan con heterosexuales para cubrir las apariencias. Por eso también es que surge la demanda de la adopción.
Antes de obstaculizar esta medida antidiscriminatoria, sería provechoso abrir un debate público sobre las condiciones necesarias para realizar una buena adopción. El primer punto podría consistir en ver cómo se garantiza que todos los niños adoptados estén realmente protegidos de la violencia y el maltrato emocional, de los prejuicios y la ignorancia, independientemente de si viven en familias heteroparentales u homoparentales. Eso sí, algo indispensable para poder debatir con una cierta racionalidad en el contexto homofóbico en México sería escuchar a quienes tienen conocimientos sobre el desarrollo infantil y el psiquismo humano. Tal vez así se podrán desmontar algunos prejuicios.

Corrupción en Cancún: una radiografía

Plan b*
Lydia Cacho
Gregorio “Greg” Sánchez lleva casi tres años gobernando Cancún, al mismo tiempo que ejerce como pastor cristiano y utiliza a su iglesia para fines políticos. Ahora resulta que además era rehén de intereses oscuros que le habrían prestado diez millones de dólares “extras” para su campaña; recursos sin los cuales, dijo su equipo, no hubiera sido posible ganar el voto popular. Hasta aquí dos problemas: la violación a la Constitución y al Estado laico y la violación de las leyes electorales por utilizar recursos extraordinarios no reportados al Instituto Electoral. Pero hay otro más preocupante: ¿qué tipo de obligaciones políticas y tráfico de influencias existen detrás de ese préstamo? ¿Para quién gobierna, para la ciudadanía que votó por él o para “el inversionista” que financió su llegada a la alcaldía?
Va la radiografía: primero Greg compra su candidatura al CEN del PRD, se asocia con Jesús Ortega y paralelamente lo apadrina la familia Joaquín, patriarcas del priísmo quintanarroense. Una vez evidenciado por el diario Reforma con pruebas judiciales publicadas, Greg es defendido públicamente por Hernán Cordero, líder de la Coparmex quien responde que como no se ataca al gobernador él no va a opinar sobre el alcalde. Le sigue Víctor Loaeza, presidente de la Canaco quien dice: “El señor presidente municipal me merece todo el respeto por su jerarquía (…) tenemos la obligación de soportar hasta el último día las acciones de su mandato sean positivas o negativas”. Para no dejarles solos en la complicidad Cristina Alcayaga, cabeza del Consejo Coordinador Empresarial, ex legisladora priísta, asegura que este asunto es privado y compete sólo al alcalde resolverlo jurídicamente.
Ya sea por cobardía, por ineptitud, por limitaciones intelectuales, por abulia, por egoísmo, por corrupción, o todos los anteriores, los empresarios y los actores de poder son cómplices pasivos de esta corrupción.
Todos parecerían dar por sentado que un funcionario se debe a quien le pagó su campaña. A nadie parece importarle que un alcalde pudiera operar bajo pedido. Sólo porque rompieron su “acuerdo” pudimos enterarnos de que la alcaldía ya había sido comprada de antemano.
Afortunadamente las y los empresarios de México no son todos corruptos; el problema es que en su mayoría abdican de su responsabilidad social, y al hacerlo se ponen la soga al cuello; al guardar silencio o someterse ante los funcionarios públicos, debilitan el tejido social, debilitan la economía y fortalecen a gobernantes dispuestos a contribuir al derrumbe de un país como México, pleno de recursos humanos, naturales y materiales. Cancún podría ser el ejemplo de la Nación, pero es la caja chica de un puñado de sátrapas, de un empresariado débil,  y enmedio una sociedad que también subestima su poder y capacidad de transformación.
*Columna publicada en diario el Universal y otros periódicos de México.

LA VERDAD SOBRE EL LENGUAJE NO SEXISTA

(Respuesta a sus críticos y guía para principiantes)
Lydia Cacho

Cada vez que escribimos un texto que menciona a las mujeres y a las niñas, o que en lugar de utilizar el genérico “los mexicanos” decimos las y los mexicanos. Veintenas de comentaristas –en general  hombres, aunque algunas mujeres también se han quejado-, expresan su molestia asegurando que el decir las y los (usar lenguaje no sexista) es producto de las pifias lingüísticas del ex presidente Vicente Fox, lo cual es absolutamente falso. Lo único que hizo Fox fue popularizar el lenguaje incluyente y despertar la burla de muchos. Queda claro que para poder criticar o discutir, es preciso enterarse de lo que subyace en la utilización del lenguaje no sexista.

Para empezar las primeras e incipientes discusiones sobre cómo las mujeres no estaban representadas en el imaginario político y social como ciudadanas plenas, se dio en desde los años 40 en México. Ya el feminismo propiamente, surge y se fortalece como movimiento de mujeres en la década de1960, a la par de los movimientos mundiales contra el racismo y en pro de la paz mundial. No solamente parte de la evidente exclusión de las mujeres en las decisiones públicas, sino toma en cuenta todas las formas, tanto sutiles como evidentes de sexismo y la desigualdad, creadas y fortalecidas por valores culturales y religiosos; además parte de una visión más amplia en contra de la violencia, de la guerra y de otras formas de exclusión como el racismo.

El movimiento feminista mexicano comenzó en realidad cuando las sufragistas se revelaron ante la imposición del silencio. En marzo de 1936 más de 50 mil mujeres  lograron crear el Consejo Nacional del Sufragio Femenino y la realización del Primer Congreso Nacional de Mujeres en enero. A partir de 1937, el movimiento centró sus actividades en torno a la demanda del sufragio femenino. En los años subsiguientes, el movimiento de mujeres, profundizó en ciertas áreas del trabajo popular como la creación del Departamento Autónomo de la Mujer en la Confederación Campesina Mexicana (CCM); luchó por el cumplimiento de la Ley Federal del Trabajo y la sindicalización de las obreras y empleadas del gobierno, así como por la instalación de salas de asistencia infantil anexas a los mercados.

Desde entonces algunas mujeres se preguntaban no solamente por qué no podrían ser diputadas o arquitectas, sino por qué ni siquiera existía la palabra en femenino. La primera respuesta era absurda: porque el masculino es universal. Y digo absurda porque si fuera universal significaría que las mujeres y los hombres tendrían –universalmente- los mismos derechos y acceso a espacios educativos; pero en los hechos no era así. Si el lenguaje fuera universal, las palabras zorro y zorra significarían los mismo en el diccionario de la  Real Academia Española (RAE), pero el lenguaje construye diferentes significados cuando habla en femenino y cuando lo hace en masculino. Ya se ha estudiado lo suficiente (habría que leer esos estudios sobre cómo el lenguaje construye la realidad y viceversa).

La feminista española Teresa M. Suárez lo dice muy claramente:

En la lucha por existir, si queríamos ser reconocidas y nombradas en el mundo de los hombres, teníamos que usar “su” lenguaje. Un día descubrimos que la lengua también era nuestra. Llevamos más de veinticinco años de actuación del movimiento feminista en el tema del sexismo en el lenguaje. Un trayecto en el que supimos que tomar sólo la parte de la lengua que se nos adjudicaba equivalía a aceptar el silencio. En el que también aprendimos, como señala Christiane Olivier, que si utilizamos el lenguaje considerado “universal”, que es el masculino, hablamos contra nosotras mismas.

SILENCIADAS, DESPRECIADAS

En la lucha por esa lengua que nos representara a las mujeres y que enfrentara el sexismo lingüístico, hemos pasado por diferentes etapas. Al principio tratamos tan sólo de detectar el sexismo. Nunca antes lo habíamos notado y en absoluto éramos conscientes de cómo la lengua nos discriminaba. Empezaron a surgir los estudios y los trabajos sobre el tema.

Concretamos el sexismo en dos efectos fundamentales: el silencio y el desprecio. Por un lado, el ocultamiento de las mujeres, nuestro silencio, nuestra no existencia. Estábamos escondidas tras los falsos genéricos: ese masculino que, habíamos aprendido en la escuela, “abarca los dos géneros”. Y también estábamos ocultas tras el salto semántico. Debemos a Álvaro García Meseguer la definición de ese error lingüístico debido al sexismo: ése expresado en aquello de todo el pueblo bajó hacia el río a recibirlos, quedándose en la aldea sólo las mujeres y los niños. Así pues, ¿quién bajó, sólo los varones? Por otro lado estaba el desprecio, el odio hacia las mujeres. Se manifestaba en los duales aparentes ( gobernante/gobernanta, verdulero/verdulera, hombre público/mujer pública, etc.), en los vacíos léxicos (víbora, arpía, etc. O caballerosidad, mujeriego, etc.), en los adjetivos, los adverbios, los refranes y frases hechas, etcétera., etc., etc.

SURGEN MIL Y UNA SOLUCIONES

Después de detectar el sexismo en el lenguaje, empezaron a aparecer diferentes recomendaciones para un uso no sexista de la lengua. Desde mediados de los 80 el feminismo avanza en estrategias para combatir tanto el silenciamiento como el desprecio, y se van perfeccionando las soluciones y redactando instrucciones nuevas. Hacia 1994 aparece  el libro Nombra, elaborado por la Comisión Asesora sobre el Lenguaje del Instituto de la Mujer, verdaderamente clarificador y útil.

Las posibilidades que nos plantea son realmente variadas, creativas y diversas. Frente a los difíciles y continuos dobletes (con o/a, o (a), o-a) nos ofrecen: la utilización de genéricos reales (víctimas, personas, gente, vecindario y no vecinos, pueblo valenciano y no valencianos. También, el recurso a los abstractos (la redacción y no los redactores, la legislación y no los legisladores). También cambios en las formas personales de los verbos o los pronombres (en lugar de En la Prehistoria el hombre vivía… podemos decir los seres humanos, las personas, la gente, las mujeres y los hombres y también En la Prehistoria se vivía… o En la Prehistoria vivíamos…).

Otras veces podemos sustituir el supuesto genérico hombre u hombres por los pronombres nos, nuestro, nuestra, nuestros o nuestras (Es bueno para el bienestar del hombre… sustituido por Es bueno para nuestro bienestar…) Otras veces podemos cambiar el verbo de la tercera a la segunda persona del singular o a la primera del plural sin mencionar el sujeto, o poner el verbo en tercera persona singular precedida por el pronombre se (Se recomienda a los usuarios que utilicen correctamente la tarjeta… sustituido por Recomendamos que utilice su tarjeta correctamente.

LA LENGUA NO ES NEUTRAL

La primera postura se expresa así: Lo genérico, lo neutro, lo universal es patrimonio de todos. Se debe denunciar la falsa universalidad, pero también se ha de reivindicar la participación de las mujeres en lo universal. Nosotras pensamos que no es cierto que lo genérico sea patrimonio común. Los vocablos en masculino no son universales por englobar a las mujeres. Es un hecho que nos excluyen. Se dice que son universales porque lo masculino se ha erigido a lo largo de la historia en la medida de lo humano. Así se confunden los genéricos con los masculinos. Como dice Fanny Rubio: La lengua será neutra pero no es neutral.

QUEREMOS NOMBRAR LA DIFERENCIA

Además, pensamos así porque queremos nombrar el femenino, nombrar la diferencia. Decir niños y niñas o madres y padres no es una repetición, no es duplicar el lenguaje. Duplicar es hacer una copia igual a otra y éste no es el caso. La diferencia sexual está ya dada, no es la lengua quien la crea. Lo que debe hacer el lenguaje es nombrarla, simplemente nombrarla puesto que existe. No nombrar esta diferencia es no respetar el derecho a la existencia y a la representación de esa existencia en el lenguaje. A todos los esfuerzos debemos increíbles avances. Les debemos las coincidencias y acuerdos en torno a la detección del sexismo y al lugar de las mujeres en el lenguaje, nuestra invisibilidad en los genéricos, la denuncia a los varones acaparando los conceptos de humanidad y de universalidad, la crítica a la invasión del pensamiento androcéntrico y de la cultura patriarcal como referentes y tantos descubrimientos más. Y a todos los esfuerzos debemos extensos análisis de diccionarios, medios de comunicación, textos literarios, lenguaje coloquial y tesis, tesinas, artículos, libros, conferencias, mesas redondas, apasionantes y apasionadas charlas sobre este problema, tanto en la lengua castellana como en otras lenguas. (Hasta aquí las reflexiones de Teresa)

CAMBIAR LA LENGUA CAMBIARÁ LA REALIDAD Y TRANSFORMAR LA REALIDAD IRÁ TRANSFORMANDO NUESTRO LENGUAJE.

Bajo esta premisa tanto mujeres como hombres conscientes del poder de la palabra y la acción seguimos intentando incidir en la realidad de diversas formas: trabajando en la educación, en la erradicación de todas las formas de violencia, intentando ser congruentes entre nuestra vida privada y nuestro discurso, buscando nuevas estrategias para que la igualdad entre hombres y mujeres, niñas y niños sea efectiva y no solamente un sueño. Porque sabemos que la forma y el fondo importan de igual manera. Defender el universal masculino argumentando que la RAE y sus diccionarios soy la ley, es tanto como admitir que la evolución y la transformación humana son imposibles. Cuando yo era niña nos enseñaron que el átomo era la partícula más pequeña de la materia, de ello estaba convencida; hasta que ahora, treinta años después, he descubierto gracias a la ciencia, específicamente a la física cuántica, nuevas maneras de reelaborar aquello que creímos era la última de las verdades. Evolucionar implica atrevernos a soñar y llevar esos sueños a la acción, con conocimiento y voluntad.

En resumen, el lenguaje no sexista está aún en construcción, porque en la medida en que la sociedad se reinventa también busca nuevas manera de narrarse, de revelar lo que somos. Hombres ilustrados y conocedores del poder destructivo del sexismo como Miguel Lorente Acosta, Enrique Arrúa, Daniel Cazés y muchos otros, participan de esta creación de nuevas formas lingüísticas dentro del movimiento feminista mundial, al lado de millones de mujeres. Por eso cada vez que alguien me escribe al blog www.lydiacacho.net o al chat del  El Universal burlándose o descalificando las formas lingüísticas incluyentes como algo tedioso e inútil, sonrío, reflexiono sobre el poder del lenguaje y no puedo evitar preguntarme ¿por qué les molesta a esos hombres que las mujeres nos mencionemos? Esa respuesta sólo la pueden tener ellos. Vale decir que contrario al lenguaje “universal masculino” el que nosotras utilizamos jamás excluye, por el contrario, es mucho más integrador de la diversidad y las realidades de unos y otras y de toda la gente. Por lo anterior para seguir discutiendo, lo mínimo que pido es que se informen, que no ignoren la realidad histórica. Ahora bien, si lo que quieren es simplemente descalificar, no es debate sino una pérdida de tiempo en la que yo elijo no participar. Prefiero ocuparme en trabajar por un mundo diferente en el cuál todas y todos tengamos un lugar, en vez de escuchar diatribas en defensa del machismo lingüístico… y esa es mi prerrogativa como mujer periodista, feminista, ciudadana, cocinera,escritora, activista, bloguera, twitera,pachanguera y dueña de mi voz, mi palabra y mi tiempo.