Pinky y Cerebro vs el PRI

Plan b
Lydia Cacho

Pinky y Cerebro son dos pequeños ratones, uno delgadito e ingenuo y otro cabezón y estratega. Viven en un laboratorio y  cada noche, cuando sus captores apagan la luz, Pinky con voz aguda  le pregunta ¿y ahora que haremos Cerebro? El otro responde en tono de barítono, saliendo de la jaula, ¡esta noche Pinky… dominaremos el mundo!
Germán Martínez ha sido calificado  por Murillo Karam y Emilio Gamboa como un loco de caricatura. Beatriz Paredes ha decidido no responder a las provocaciones del dirigente de la derecha. Desde hace un par de meses el líder del Acción Nacional ha declarado consistentemente que el PRI está vinculado con el narcotráfico, y son los priístas responsables de que el país esté en peligro.
Mientras Beatriz Paredes  borda sus huipiles para retomar los pinos, y canta victoria por doquier, le quitan votos. Las encuestas  de intención de voto mostraban, hace unas semanas, que el PRI tenía un 40% de preferencia contra un 25% del PAN. Las de ahora revelan al tricolor con 30% y al blanquiazul con 27%. Germán ha obtenido el primer triunfo: sembrar la incertidumbre en quienes pensaban que era mejor volver al control priísta que seguir con la débil incertidumbre de Acción Nacional.
Los alegatos diarios de Germán Martínez no han logrado llevar a esos votantes potenciales a decidir que el PAN es la opción ideal, pero si consiguió fomentar una duda razonable.
Todo parece indicar que es en el laboratorio político de Los Pinos, en donde se planea la batalla real. Calderón declara que el PRI ha ganado espacios, mientras el líder panista nos pide que no olvidemos que el PRI destruyó el tejido ético de México, arrebatándonos el derecho a defender la dignidad. Que el PRI nos enseñó que somos un pueblo cautivo de los políticos abusivos y que no tendemos salida;  que de eso viven y allí abrevan los más corruptos y perversos personajes que se preparan para volver a gobernarnos.
Beatriz paredes celebra ser la líder de los autores de la doctrina del primero roba y después diles que robar es privilegio del poder. Líder de quienes defienden a Mario Villanueva, su insigne narco gobernador. Del partido que protege a defensores de pederastas y de asesinos. Celebran ser un PRI que goza la sangrienta guerra en la que mueren miles, porque demuestra que ellos sí sabían negociar con el Narco y tenerlo a raya (a cambio de una raya para sus gobernadores, alcaldes y policías)
Está claro que el PAN no ha demostrado ser mejor que el PRI, pero el PRI ha demostrado ser lo peor para México. Mientras el PRD se desmorona con su corrupción interna, Germán Martínez tiene como tarea escupir a la cara del tricolor para quitarle votos. A Calderón le toca lograr que los indecisos elijan a su partido, que según ellos, es lo menos peor del mercado electoral.  www.lydiacacho.net

Héroes y verdugos

Lydia Cacho           
Cierto día, gracias al retraso de dos horas del avión que me llevaría de regreso a casa, me reencontré con un queridísimo amigo de la infancia a quien dejé de ver cuando terminamos la preparatoria. Marcos era un tipo melancólico. En esa época en que quienes estudiábamos en el Colegio Madrid cargábamos bajo el brazo un ejemplar de Herman Hesse o de Albert Camus, Marcos cargaba con de El Capital. Tendríamos dieciseis años y andábamos en la búsqueda de una identidad propia y del sentido de la vida. Inventábamos tardes bohemias y nos escapábamos a escuchar música de protesta a las peñas.
Marcos parecía el más fuerte de los amigos; aunque sus ojos delataban algún secreto, que a pesar de ser mi amigo del alma y de llorar a coro con una canción de Milanés o de Serrrat, nunca dijo qué dolores le oscurecían la mirada adolescente.
Esta vez, en el aeropuerto, fue diferente. Su rostro era idéntico, pero una mirada luminosa resplandecía en sus pupilas. Dos horas bastaron para ponernos al día. Me contó que se había casado a los 25. Describió a su ahora ex como una mujer amante de la amargura, celosa y de carácter irascible. Le dije que me parecía increíble que un hombre tan dulce como él se hubiese emparejado con una mujer de semejante perfil. “Era un profesional del dolor” me dijo sin más. Luego me explicó que su padre, ese intelectual tan respetado entre los izquierdistas mexicanos, acostumbraba golpearlo brutalmente, humillarlo cada mañana y amedrentarlo cada noche. “El viejo creía que me iba a hacer un hombre fuerte, pero lo que hizo fue un débil miedoso”.
Me platicó que descubrió su afición al dolor, y cómo las reiteradas humillaciones de la esposa que repetían el inagotable ciclo del padre, luego de haber sufrido un accidente y terminar en una clínica en Oaxaca. El médico era un viejo que le explicó que eso de aguantar tanto dolor de huesos rotos sin hacer gestos era muy malo para el espíritu. Una vez que pudo caminar, en lugar de volver a casa, decidió irse unos días a un retiro espiritual a la sierra. Allí descubrió que le tenía temor a la vida, y por ello se había escondido en los libros, en la explicación racional del mundo. “Tenía pavor” me dijo iluminado, vivía en el terror de ser maltratado,vinculé el amor con la violencia, y acabé eligiendo a una mujer que no me amaba.
El caso es que Marcos volvió de Oaxaca con sus descubrimientos y cuenta que entrando a casa miró a su mujer, quien no fue a verlo al hospital, y allí mismo él le pidió el divorcio. Narró cómo le temió siempre a tener hijos, pero una vez que abrió su caja de Pandora, comprendió que él no era su padre, ni un hombre violento, y que tenía una gran capacidad para la ternura y el amor. Así que con su nueva pareja, tiene dos pequeños. Cuando me mostró las fotos, llamaron a abordar y nos miramos entristecidos por la interrupción.
Sentí una gran decepción por dejar esa conversación maravillosa. Intercambiamos teléfonos y abrazos. Al alejarnos le pregunté ¿por qué nunca pediste ayuda? Con una sonrisa auténtica me respondió: “Porque él era mi héroe, el hombre que yo admiraba, a quien amaba profundamente ¿Cómo iba a traicionarlo?”.
Ya en el avión pensé en lo inconcebible, Marcos era mi mejor amigo, nos veíamos a diario, comía en mi casa, jugábamos basquetball  y jamás me di cuenta  de que fuera víctima de violencia.
Recordé al psicólogo Martin Seligman, quien llevó a cabo un estudio sobre la normalización de la violencia o el Síndrome de Indefensión Aprendida. Una vez que la persona maltratada se acostumbra  a la violencia, y  descubre que no puede escapar de ella, pierde su instinto para huir y aprende a vivir así. Por suerte mi amigo halló a un sabio que le enseñó el camino para volver a la paz, y supo que podía salir de una relación tóxica. Me maravilló la honestidad  de Marcos, su inteligencia emocional. Deseé que miles de esos niños lastimados por sus héroes, que ahora son adultos, logren renovar su vida como lo hizo él. Que rechacen el ejemplo y construyan nuevas formas de masculinidad heroica que nada tenga que ver con la violencia y el poder que somete y hace daño. Si él pudo ¿por qué otros no?

(Texto del libro ESTA BOCA ES MÍAS Y TUYA TAMBIÉN. De Lydia Cacho .EDITORIAL PLANETA. De venta en librerías)

UN LLAMADO URGENTE: GUERRA EN MÉXICO

Ciudadanas y ciudadanos  libres de Chihuahua le hablan a su pueblo

1,- Nuestro amada tierra vive  la peor situación de inseguridad de hace casi un siglo. En catorce meses, ha habido más de dos mil setecientas cincuenta ejecuciones. Se han incrementado las violaciones a mujeres por hombres armados, los secuestros, extorsiones, asaltos a mano armada, robos de autos. No hay familia en el estado que no haya sido victima -directa o indirecta- de estos hechos delictivos.
2.- Chihuahua es territorio de impunidad.  La violación al estado de derecho constituye una larga cadena de agravios en la que destacan los eslabones del feminicidio, la corrupción política, la falta de rendición de cuentas de los funcionarios públicos de alto nivel y, en el momento actual, la cancelación de facto de las garantías individuales y los derechos humanos producto de la invasión militar al estado.
La oportunidad para resolver estos complejos problemas se dejó pasar: no se hizo nada a tiempo para resolverlos de fondo y, ahora, vivimos en medio de la violencia, la ineptitud e ineficacia de los gobiernos Federal y Estatal.
La  militarización ha sido la  única estrategia que los gobiernos federal y estatal han puesto en marcha para resolver la angustiosa situación de inseguridad, y el llamado Operativo Conjunto Chihuahua ha fracasado, pues lejos de reducir las ejecuciones y los delitos federales o del fuero común, parece haberlos acrecentado.
La subordinación de las autoridades civiles a las militares —protegidas por el inadmisible privilegio del fuero castrense— es la evidencia mayor de la cancelación de la división de poderes sin la cual los derechos humanos y las garantías individuales han sido suspendidas contraviniendo la Constitución general de la República. La militarización —no hay duda alguna— pone en grave riesgo la viabilidad de nuestra incipiente democracia.
3.-La crisis económica y social sorprendió a los gobiernos sin capacidad real para encararla porque se han mantenido fieles a los esquemas neoliberales depredadores, generadores de pobreza y atraso. Chihuahua vive una contradicción que denota la existencia de privilegios: en un polo están los dueños del estado, la vieja oligarquía que domina con un discurso empresarial carente de responsabilidad y monopolizadora del poder y la riqueza. En el otro,  amplios espacios territoriales que padecen estancamiento que se muestra en cifras de pobreza patrimonial reconocida en el mundo y aquí ocultadas dolosamente.
La economía del campo esta en crisis, el desempleo y la precarización del trabajo son galopantes, los servicios educativos y de salud son de mala calidad y cerrados. Se construyen cifras récord de viviendas para satisfacer el afán de lucro, no para crear espacios dignos que favorezcan la convivencia armónica de las familias.
4.- En este marco, se deja sentir un creciente desinterés por las elecciones para renovar la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. Se les ve como ajustes mediante los cuales las altas burocracias de los partidos políticos se dan la oportunidad para repartirse espacios de poder. Buscan auto-representarse, postergando los mas altos y urgentes intereses de la población.
La derecha pretende convertir las elecciones en un plebiscito sancionador de la militarización creciente, excluida de la agenda de los candidatos. Los partidos políticos han dado la espalda al problema, traicionando a las corrientes ciudadanas que los apoyan y  no están de acuerdo con el quebranto de la Constitución.
5.- Convencidos de lo anterior, manifestamos que la militarización en curso aprovecha el combate al crimen organizado para cimentar la criminalización de la protesta social. Y, si bien, puede durante un tiempo muy corto, cambiar la percepción de inseguridad de la población, no es eficaz para construir las bases de la paz duradera y de la seguridad a la que aspiramos todos los que  vivimos en Chihuahua.
Convencidos de que los derechos humanos son una prerrogativa que eleva la dignidad de las personas y responsabilizando a todos los niveles de gobierno,  por el riesgo que padecen los derecho-humanistas, exigimos:
a) El restablecimiento de la plena vigencia de la Constitución de la República y del Estado de Derecho y el respeto irrestricto a la división de poderes que asegura y garantiza  los derechos humanos.
b) Alto inmediato a la militarización —en los hechos es un Estado de sitio— que ha destruido la institucionalidad constitucional, transfiriendo facultades del Congreso de la Unión y de los poderes locales a las fuerzas castrenses, que se escudan en sus fueros y fuerzas para vejar y torturar.
c) Como los soldados ya están en nuestras comunidades, exigimos de los poderes civiles el establecimiento de una hoja de ruta que registre —día a día— la desmilitarización, estableciendo plazos y formas para que el Ejercito regrese a sus cuarteles y se ponga la seguridad en manos de civiles y se creen cuerpos de policía eficientes, profesionales, honrados y confiables. O sea que se cumpla el artículo 21 de la Constitución General, solo que ahora bajo un esquema diseñado y controlado por la sociedad civil a la que convocamos para la generación de alternativas de rescate del estado de derecho.
d) Política de Estado para el combate al crimen organizado y al narcotráfico que contemple todas sus aristas: financieras, lavado de dinero, fiscales, internacionales, tráfico de armas, trata de personas,  colusión del poder con la delincuencia, corrupción política, salud y, en fin, diseños de inteligencia que nos demuestren que no tan solo se pretende gobernar al crimen, sino combatirlo de fondo: conteniéndolo, por una parte; y, excluyéndolo drásticamente de todas las esferas de gobierno, por la otra, lo que hoy esta lejos de ser la regla.
e) Aplicación de una política anticrisis para remediar las grandes necesidades sociales que atraviesan al estado de Chihuahua. En particular el establecimiento de la escala móvil de horas de trabajo para combatir el desempleo operado con paros técnicos unilaterales y de un programa emergente de desarrollo social que ha faltado a Chihuahua todos estos años y cuya ausencia  ha permitido que se propicien la degradación, drogadicción, la agresión a la cultura y la delincuencia.
Nos comprometemos a iniciar una nueva lucha y crearemos un Observatorio Ciudadano para la Seguridad y la Legalidad que dé cuenta de manera objetiva e independiente de la situación que predomina en nuestro estado en este aspecto, la conteste y la resista con el apoyo social de los ciudadanos.
Abriremos espacios y canales de información para que la sociedad chihuahuense esté al tanto de lo que sucede en este ámbito y pueda presentar sus denuncias y sus opiniones.
Nuestra lucha llegará a todos los rincones del Estado, la capital de la República y las principales metrópolis del mundo a donde llevaremos la noticia de lo que pasa en México y en Chihuahua.

LAS COSTUMBRES DEL PODER: EL CASO LYDIA CACHO

Disidentes en la Corte Suprema de México
Cuatro voces disidentes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación unieron sus plumas para dejar testimonio de que, en su opinión, la mayoría de sus compañeros del máximo tribunal se equivocaron a la hora de resolver el caso de la periodista Lydia Cacho.
Pero no eligieron las hojas de una sentencia para hacerlo, sino las páginas de un libro al que decidieron titular Las costumbres del poder; el caso Lydia Cacho, por ser un nombre, aseguran, que define y retrata fielmente lo que pasó y pasa en este y otros casos del mismo tipo.
En el texto en cuestión, que, a diferencia de lo que ocurre normalmente con los libros, no será presentado por sus autores y saldrá sin más trámite a la venta bajo el sello de Editorial Porrúa; los Ministros de la Corte Genaro Góngora Pimentel, José Ramón Cossío, José de Jesús Gudiño Pelayo y Juan Silva Meza se muestran totalmente convencidos de que “fueron violentados gravemente los derechos fundamentales de la periodista”.
Pero, también, de manera destacada, dejan constancia de que están convencidos de que “las autoridades imputadas protegen y fomentan redes de pornografía infantil y pederastia”.Y aunque no lo mencionan por su nombre, al igual que a los demás funcionarios, el actual gobernador de Puebla, Mario Marín, encabeza la lista de las autoridades a las que, en su opinión, debe responsabilizarse de las violaciones registradas.
De inicio, para darle la bienvenida a sus lectores, los ministros colocaron en la portada de su libro una foto del mural titulado La violación, de Rafael Cauduro, que se puede apreciar en las escalinatas de la propia Corte, en el que se presenta la imagen de una mujer semidesnuda, atada a una silla, con la cabeza hacia atrás, mientras es observada por cuatro hombres vestidos de civiles, con aspecto de policías, que la están torturando.
Los cuatro ministros, en conjunto y a manera de introducción, explican que “las evidencias que arrojó la investigación y la gravedad que representan para el régimen constitucional, nos llevaron a trasladar el posicionamiento común minoritario expresado en el Tribunal Pleno, a una obra en la que pretendemos dar a conocer a la ciudadanía cuáles fueron los elementos que tomamos en cuenta para emitir nuestros votos en el denominado Caso Puebla, así como diversos conceptos de carácter doctrinal acerca de la facultad de investigación prevista en el artículo 97 constitucional”.
Porque se trata de un libro que no concentra su atención en narrar la historia del caso, sino en fijar la postura de cuatro jueces. Pero en diversos pasajes se da cuenta de las redes que operó el gobernador de Puebla —gracias al sometimiento de los órganos de procuración e impartición de justicia locales— para agredir a la periodista, en respuesta a una petición del empresario Kamel Nacif.
También se aprovecha para advertir que “esta obra ha sido elaborada en un tiempo en el que a pesar de su poco ejercicio, la facultad de investigación (que tiene la Corte y que le permite investigar casos de violaciones graves de garantías de la población) está en riesgo debido a que es un medio de control reactivo de los flujos del poder y, por lo tanto, tiende a ser muy dramática políticamente, por lo que su ejercicio puede crear conflictos altamente visibles y costosos entre las más altas instituciones estatales y los diversos grupos que detentan el poder político”.

LAS POSICIONES DISIDENTES
Juez. José de Jesús Gudiño Pelayo
“Quedó claro que el gobernador no sólo tiene ascendencia sobre sus inferiores del Ejecutivo, sino que la tiene sobre la procuradora de Justicia, sobre los cuerpos policíacos, y no precisamente para el mejor desempeño de sus funciones; también la tiene sobre el presidente del Tribunal y de algunos juzgadores estatales. La tiene, y la ejerció en este caso, por interpósitas personas. Y eso atenta contra la división de poderes y la independencia entre ellos, diluye el espíritu republicano que anima la división horizontal del poder público y convierte el poder estatal en un poder feudal en manos de unos cuantos al servicio de unos pocos.
“Lamento que algo que, en lo personal, veo tan claro, tan probado, no haya sido visto así por una mayoría de ministros, tanto como lamento que el estado de las cosas que reveló la investigación realizada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación permanezca como si nada hubiera ocurrido, como si nada se hubiera sabido”.*
Juez Juan Silva Meza
“Ante evidencias tan contundentes, mi voto no podía ser sino en contra de la resolución que al final adoptó la mayoría del Tribunal Pleno. Más allá de que mediante estas palabras pretenda ahondar en la investigación, prefiero utilizar el viejo adagio que enseña que el juez habla a través de sus resoluciones. Por ello, las razones íntegras de mi voto se encuentran inmersas en las más de mil hojas de investigación que en su momento sometí a la consideración de mis compañeros ministros y que ahora quedarán al escrutinio de la opinión pública… Sólo puedo decir que si la investigación seria y profesional que encabecé por mandato del Tribunal Pleno, demostró: 1. La violación grave de garantías individuales de la señora Lydia María Cacho Ribeiro; 2. Que sí existió concierto de autoridades para perpetrar esa violación y para proteger redes de pederastia; y, 3. Que debió determinarse la responsabilidad para que las autoridades competentes actuaran en consecuencia, debido al compromiso que tengo asumido con la República, pero sobre todo con los ciudadanos que la fundaron, lo jurídicamente debido era proceder en esos términos…”.*
Juez. José Ramón Cossío
“A partir de una adecuada valoración de las pruebas que obraban en el expediente, tales como las conversaciones telefónicas entre Mario Marín Torres y Kamel Nacif Borge; audiencias testimoniales; copia simple del proceso penal 345/2005 seguido en el Juzgado Quinto de lo Penal de Puebla, en contra de Lydia Cacho Ribeiro; videos de la detención de la referida periodista; la constancia médica, etcétera, era posible concluir que se acreditaba la existencia de violaciones graves a las garantías… A partir de los elementos vertidos a lo largo de la investigación, la Suprema Corte de Justicia de la Nación debió haber concluido que existió una intervención directa del gobernador del estado de Puebla en el caso; asimismo, que se llevaron a cabo órdenes expresas o implícitas para que la Procuraduría de Justicia y el Tribunal Superior de Justicia de ese estado actuaran en perjuicio de la periodista Lydia María Cacho Ribeiro”.*
Juez. Genaro Góngora Pimentel
“La hipótesis derivada de las grabaciones, difundidas en los medios de comunicación, quedó plenamente acreditada con la prueba circunstancial integrada mediante la concatenación de diversas evidencias y de la actuación del propio gobernador. Dichos medios de convicción se integraron por el flujo de llamadas entre las partes involucradas, la demostrada intervención en el operativo de detención y traslado en una Jeep Liberty blanca, cuya existencia fue negada por las autoridades estatales…
“La acción concertada de las autoridades estatales bajo el influjo del gobernador provocó un efecto amedrentador sobre la libertad de expresión, con lo que se pretendía acallar la emisión de información sobre asuntos de interés público como son las redes de pederastia”.*
*Extractos sacados de sus textos plasmados en el libro “Las costumbres del poder; el caso Lydia Cacho”
Autor: CARLOS AVILÉS caviles@eluniversal.com.mx.  El Universal

LIBERTAD DE EXPRESION PARA CUBA

En el sexto aniversario de la Primavera Negra en Cuba, PEN publica una postal exigiendo la libertad de 25 escritores y escritoras encarceladas
 
19 de marzo, 2009
 
Hace seis años en esta semana, 35  escritoras y escritores, periodistas y bibliotecarios independientes fueron arrestados como parte de las medidas severas tomadas en contra de supuestos disidentes; 22 de ellos siguen encarcelados, junto con tres otros que fueron arrestados más tarde. El Comité de Escritores en Prisión del PEN Internacional (el WiPC por sus siglas en inglés) hace disponible hoy una postal exigiendo la liberación de estos 25 escritores.

 

Para conmemorar el sexto aniversario de la Primavera Negra en Cuba y el Día Mundial de la Poesía (21 de marzo), el WiPC ha producido una postal exigiendo a las autoridades cubanas que liberen a los 25 escritores, periodistas y bibliotecarios independientes que se encuentran en prisión en la isla. La postal contiene una estrofa de un poema escrito por el escritor previamente encarcelado Ángel Cuadra, quien es actualmente el Presidente del Centro PEN de Escritores Cubanos en el Exilio.

 

Se invita a los miembros de PEN a que impriman copias de la postal y que firmen y manden tantas postales como les sea posible durante el 2009. La postal, la cual está disponible en español y en inglés, ha sido adjuntada aquí y también estará disponible para descargar en la página de Internet del PEN Internacional.

 
Para más información sobre los escritores, periodistas y bibliotecarios independientes que están actualmente en prisión en Cuba, por favor haga clic aquí.
 Para más información sobre la campaña de Libertad para escribir en las Américas del WiPC, visite http://www.internationalpen.org.uk/go/libertad-de-expresi-n/campa-as.
——————————————————————————————————————–

La iniciativa de Mérida y los derechos humanos

 La iniciativa de Mérida sólo puede aportar seguridad con Derechos Humanos
¿ Y la Sociedad mexicana qué opina sobre esta guerra y sus consecuencias?
Amnistía Internacional instó el 4 de junio de 2008 al Congreso de Estados Unidos a que mantuviera las salvaguardias de derechos humanos en la iniciativa de Mérida, una ley destinada a financiar un paquete de cooperación para la seguridad entre Estados Unidos, México y Centroamérica.
La organización hizo este llamamiento en un momento en el que el Congreso recibía cada vez más presión para no incluir salvaguardias de derechos humanos en la propuesta de iniciativa.
Las autoridades del gobierno de México declararon que no seguirían adelante con el acuerdo si no se eliminaban dichas salvaguardias.
“México y Estados Unidos tienen la responsabilidad de proteger y promover los derechos humanos. Rechazar las cláusulas de derechos humanos de la iniciativa de Mérida envía un mensaje erróneo sobre el compromiso del gobierno mexicano con la mejora del respeto por estos derechos y la rendición de cuentas de los autores de abusos”, ha manifestado Amnistía Internacional.
Las salvaguardias de derechos humanos en discusión incluyen las que garantizan que: los tribunales mexicanos no admiten como prueba las confesiones obtenidas bajo tortura u otros malos tratos; las denuncias de violaciones de derechos humanos cometidas por personal militar son transferidas a fiscales y tribunales civiles; el establecimiento de un mecanismo de supervisión independiente, que incluya tanto al gobierno como a la sociedad civil, para evaluar el impacto en los derechos humanos del paquete de asistencia en materia de la seguridad.
Representantes de la sociedad civil mexicana y estadounidense han respaldado estas salvaguardias, así como que se refuercen y se evalúen las medidas estadounidenses para prevenir el contrabando de armas a México.
“No se puede lograr una auténtica seguridad sin derechos humanos. Tanto las autoridades estadounidenses como las mexicanas tienen la obligación y la facultad de asegurar que se protegen y promueven normas internacionales de derechos humanos como los derechos a no ser sometido a tortura, a recibir un juicio imparcial y a la justicia”, afirmó Amnistía Internacional. Amnistía Internacional ha pedido a todos los gobiernos que garanticen que las transferencias militares, de seguridad y policiales son rigurosamente controladas y supervisadas a fin de asegurarse de que no desembocan en violaciones de derechos humanos.
Al final el gobierno de Felipe Calderón y el Congreso lograron erradicar estas cláusulas de Derechos Humanos. Henos aquí con ciudades -como Chihuahua- totalmente tomadas por el ejército, con las consecuencias que esto conlleva para la población inocente. Más mujeres y niñas violadas, temor por su seguridad, hombres arrestados por su apariencia, sin órdenes judiciales de ningún tipo. Nadie en Chihuahua se atreve a ir a denunciar una violación de un soldado a su propio Comandante. Aminstía lo advirtió ¿Quién protegerá a las y los c¡udadanos de los soldados en México? Ahora tenemos más muertos que la guerra en Irak. No, no todas las personas que han perdido la vida son delincuentes. Miles de soldados del ejército mexicano se unen a las filas del Narco. ¿Cómo asegurar a las familias de estos estados sitiados por la guerra? Lo dijo muy bien Dante Delgado: El Presidente Calderón no es mujer, ni camina sólo por las calles de Chihuahua para saber sómo se vive el miedo. No podemos dejar a nuestras compatriotas solas, ni a sus hombres, hijos e hijas, atrapadas en medio de una guerra violenta de un estado militarizado, en el que el Gobernador ya no gobierna, lo hace la Secretaría de la Defensa Nacional. Los políticos no pueden decir que no se les advirtió.

Plan b

Entre Evita y Martha Sahagún
Lydia Cacho
Mientras el Instituto Federal Electoral y sus equivalentes en todos los estados están ocupados monitoreando medios y analizando las trampas que los partidos desarrollan para llevar a cabo actos proselitistas fuera del marco de la Ley, nadie mira a la caja chica de las y los gobernantes en todo el país, es decir, el DIF (Sistema de Desarrollo Integral de la Familia)
El DIF en sus modalidades de institución federal, estatal y municipal es tal vez, uno de los organismos públicos descentralizados más opacos del país y con mayor elasticidad para que las y los alcaldes y gobernadores los utilicen para fines electorales.
Desde 1977 cuando  por Decreto Presidencial se creó el DIF, se fue gestando un engendro polimorfo cuyo discurso caritativo dio lugar a que las esposas de los gobernantes se hicieran cargo de la asistencia social. Entregar el manejo de esta institución a las primeras damas es una estrategia política aberrante, que no ha sido cuestionada por la sociedad.
La falta de transparencia operativa, así como la desarticulada creación de programas a gusto de la primera dama en turno, cuyas credenciales “profesionales” nadie exige, abre la puerta a un manejo ineficaz de la política social, en el mejor de los casos, y electorera en el peor.
Y no hablamos de poca cosa: el DIF de Zapopan Jalisco tiene un presupuesto de 127 millones de pesos al año, más los jugosos donativos de empresas. El de Tijuana maneja 280 millones y el de Culiacán cuenta con  132 millones anuales. El gasto se ejerce con gran discrecionalidad. El DIF de Nuevo León gastó en un baile de Gala para festejar a los abuelitos cien mil pesos; en la posada para mujeres 55 mil y para el área de atención psicosocial para menores invirtió sólo 126 mil pesos. En las fiestas las primeras damas entregan regalos y sus maridos son, a ojos de las y los convidados, quienes invierten en su bienestar y felicidad.
En los actuales tiempos preelectorales varios gobernadores y alcaldes que suspiran por otros puestos políticos, acompañaron a sus esposas a entregar cobertores, chocolate caliente y galletas casa por casa. En Cancún se gastaron casi un millón de pesos y en Nuevo León 880 mil en cobijas y chocolatotes preelectorales.
Este organismo que supuestamente tiene como finalidad hacer efectivas las políticas públicas de desarrollo social, está atrapado en la mayoría de los estados en un entramado de vicios del poder e ineficacia administrativa y operativa. Lo mismo atiende, con cuestionable profesionalismo, a la infancia y adolescencia, que a las personas de la tercera edad, entrega desayunos, da asistencia jurídica, atiende víctimas de delitos, se encarga de las adopciones,  de la “integración de la familia”, y de todo lo que la dirección en turno considere población vulnerable.
Durante huracanes, temblores e incendios, los DIFs hacen acopio de bienes cuyo manejo se mantiene en la opacidad. Un vistazo a la hemeroteca de los 32 estados permite ver el reiterado uso de dichas ayudas para fines electorales y partidistas.
Sin duda algunas de estas primeras damas han hecho un esfuerzo de buena voluntad, pero los recursos públicos no son para jugar a la casita. Pueden creerse Evita y terminar como Marta Sahagún.
El IFE y San Lázaro tienen que poner su mirada en el DIF, que es un lobo con piel de oveja. www.lydiacacho.net

Construir otro México

Plan b

He aprendido mucho desde que soy bloguera. Me fascina el  ciberespacio para “hacer comunidad”, para compartir ideales, debatir ideas y descubrir perspectivas  sobre lo que nos ocupa y preocupa. Y para construir movimientos sociales.

Con los años me he topado de todo. Los que navegan buscando los pequeños errores para descalificar, los que insultan o amenazan, los pesimistas endémicos, los asesinos en potencia que recomiendan aniquilar políticos. Los que critican lo que no dijimos y no lo que sí se planteó. O quienes creen que opinar sobre un caso es generalizar sobre todos. Están las angustiadas solidarias que preguntan qué hacer y cómo ayudar en tal o cual causa. Están quienes siempre aportan algo más a los textos y nos ayudan a aprender más. Y quienes se comprometen a partir de estos debates.

Durante veinticinco años he sido parte de un movimiento social de mujeres que ha logrado transformar efectivamente la manera en que percibimos la violencia contra mujeres, niños y niñas. Abrimos un albergue para personas con VIH-SIDA, hartas de sentir la angustia de saber que cientos de jóvenes en nuestra comunidad morían en el abandono médico y emocional. Años después  fundé, con unas amigas, un refugio para mujeres maltratadas. Donde reconstruyen su vida con sus hijos e hijas. Es el trabajo más luminoso que he hecho en mi vida.

Nunca dejé de trabajar como periodista. Eso no me hace especial, ni heroica; simplemente tomé una decisión de vida, decidí ser parte de una sociedad civil profesional. Decidí trabajar por una vida digna para mi y mi comunidad.

Sé que las transformaciones sociales tienen  que ver con estrategias, no con sacrificios. Establecer una agenda concreta, como la erradicación de la violencia, implica crear mensajes precisos y  actuar en congruencia con ellos; dejar de reaccionar  ante el conflicto y enfocarnos en atención y prevención directa. Prevenir no es decirle a la gente lo que está mal, sino enseñarle a desarrollar herramientas para  enfrentar y salir de esas dinámicas.

Necesitamos encontrar un discurso común sobre qué significa la violencia y qué significa la paz. Si para lograr la paz exigimos la participación del ejército, la contradicción conceptual genera más conflictos que soluciones. Evidentemente no es fácil, porque la transformación social precisa de evolución individual. Para trabajar contra la violencia, necesitamos admitir la violencia que ejercemos todos los días en pequeña o gran escala.

La cultura nos nutre de mitos que dificultan la acción social positiva. La gente repite que la violencia es “connatural al hombre”, que la prostitución es “el negocio más antiguo de la humanidad” y que la corrupción política “es inevitable”. Pero sabemos que ejercer violencia es una decisión, que la explotación sexual es parte de una industria formal multimillonaria, y que los políticos deben rendir cuentas y la sociedad puede, si quiere, transformar a sus gobiernos. La fuerza de la sociedad civil no está solamente en señalar lo que está mal, sino en sus estrategias para transformarlo.

Es un trabajo colectivo, y la manera de reaccionar determina nuestro papel para construir la paz o para nutrir la violencia. Cambiar el discurso sería el principio. Por ejemplo, sólo por comenzar podemos plantear algunas ideas-base: México no es un país corrupto, muchos mexicanos eligen serlo. Los golpeadores eligen maltratar a las mujeres. La guerra-circo contra el narco no hacía falta (hay más muertos que en la guerra en Irak este año y los verdaderos líderes siguen libres y operando) Para acotar a los criminales se necesita, paralelamente enjuiciar a los gobernadores, empresarios y banqueros cómplices del narcotráfico, no negociar con ellos.

Hace unos días entrevistando a un agente especial -de origen mexicano- del FBI me dijo “yo no trabajo en el tema de narcotráfico, porque es un negocio político, no un asunto de justicia” por eso decidió trabajar en casos que tienen que ver con explotación sexual de niños y niñas. Lo cierto es que la estrategia militar contra el narco genera tanta muerte y violencia que asunta a la gente. Ante ello lo que mucha gente hace es mirar hacia otro lado, por miedo, porque se activa el discurso de la normalización de la violencia y de que este es un asunto que sólo la policía puede acotar.

¿Ustedes creen que la sociedad norteamericana es moralmente superior a la mexicana? Claro que no. Sin embargo una buena parte de los políticos corruptos, cuando se les evidencia, deben renunciar o incluso son enjuiciados gracias los niveles de transparencia y exigencia de la sociedad.A que eventualmente lograron tener un sistema de justicia funcional. Todos los países tienen problemas, y en aquellos en que la sociedad civil es fuerte, se van encontrando soluciones a los problemas.

Creo que no sólo se trata de qué asuntos discutimos, sino de preguntarnos si al discutirlos entendemos el fondo de la cuestión, y cuestionamos el contenido y el origen del discurso.

Construir la paz no es un sueño, sino una estrategia ¿o no?

 

 

 

El oráculo de la muerte


Hace ocho años Esther Chávez Cano me dijo en Ciudad Juárez “Hasta que no empiecen a matar muchos hombres el gobierno federal no se ocupará de la violencia en Chihuahua”. Esta experta feminista, quien destapó los feminicidios, es una de las que advirtió los vínculos entre la violencia contra las mujeres, la protección del Estado a los criminales y el resultante fomento de la impunidad para delitos de otra naturaleza.
Edgardo Buscaglia y El Juez Carlos Castresana de la ONU dijeron reiteradamente que el nivel de desarrollo de un país se mide por la forma en que se trata a sus mujeres,  y que los bajos niveles de protección ciudadana y altos niveles de corrupción en el sector público, ponían en grave peligro a la población Chihuahuense. El Gobernador, indignado, se dedicó a desestimar  la creciente violencia contra las mujeres, como un termómetro de otras formas de violencia criminal.
Una fuente confiable asegura que hace meses un comando armado secuestró a la hija  del gobernador con todo y escolta, sólo para devolvérsela intacta unas horas después con el mensaje “para que sepa quién manda aquí”. La oficina del gobernador rechaza esa versión, pero ahora es él mismo quien pidió la intervención militar. Hace rato que perdió el control del estado, entre otras cosas por negar la realidad y la corrupción. La antropóloga social y ex diputada Marcela Lagarde advirtió  a dos gobernadores de Chihuahua, desde hace años, el costo de la negación de los asesinatos de mujeres.
 Eduardo Medina Mora  estuvo en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) del 2000 al 2005 cuando gobernación se negó a intervenir en Chihuahua. Las fiscalías se convirtieron en aves de mal agüero. Guadalupe Morfín salió de Chihuahua con un informe sobre la diferencia entre el feminicidio de violencia doméstica y el perpetrado por el crimen organizado; pero la corrupción quedó intocada. La fiscal López Urbina salió amenazada de muerte por sus propios agentes judiciales. A la Procuradora del estado la protege el FBI y la asesora el Departamento de Justicia norteamericano, el gobernador la desprotegió hace tiempo. La ingobernabilidad se anunció de todas las formas posibles. Ahora los cómplices de la impunidad se muestran sorprendidos. Más de 400 feminicidios no bastaron para tomar medidas radicales a tiempo. Habrá que mirar a los estados con altos índices de feminicidio y adivinar el futuro.