El periodismo es una linterna para el mundo, que tiende a vivir en la opacidad

Periodista de izquierdas, escritora, feminista y activista de los derechos humanos, pero, ante todo, persona. Todo esto y mucho más es la mexicana Lydia Cacho, reportera con miles de piezas publicadas y doce libros de temática política, cultural y social que, como ella misma afirma, “no son hijos de un despacho o de un escritorio” sino que son “palabras tejidas en las calles del mundo, voces de miles de personas que precisan ser escuchadas”. También es la creadora del proyecto educativo multimedia ‘Somos Valientes’, centrado en el modelo de educación para la paz.

¿Cómo defines la profesión de periodista?

El periodismo es la tarea de comprender el mundo y lo humano, la búsqueda de la verdad a través de herramientas y metodologías formales apuntaladas en la ética. Es una profesión que requiere cultivar el conocimiento, la cultura, el estudio constante de las realidades locales y globales. Es una herramienta fundamental que debe transparentar lo político y lo público, siempre desde la perspectiva ética del contrapoder. Los medios deben ser un puente que una a quien informa con quien necesita de esa información para vivir de forma más segura, para hacer efectiva su proactividad ciudadana. Es una linterna para iluminar el mundo, que tiende a vivir en la opacidad.

¿Cómo es ser periodista en un país con libertad de prensa limitada como México?

Es complejo, por decir lo menos. La corrupción dentro de los medios de comunicación ha creado una gran opacidad en países como México. Los propietarios de medios se han coludido durante décadas con el sistema político por medio de la compra de publicidad oficial. Eso ha creado la exclusión de reporteras especializadas en investigación que, como yo, nos rehusamos a publicar filtraciones que tienen fines políticos o a recibir pagos relacionados con dinero sucio que entra en las redacciones. Por otro lado, cada vez se investiga y se paga menos. Ahora han inventado una patraña que los directivos llaman “curaduría de noticias”, que no es otra cosa que plagio de información en línea y reescritura. La mayoría de los periodistas de investigación como yo somos freelance porque los grandes medios se niegan a pagar el valor real de nuestro trabajo y a protegernos del riesgo que corremos al investigar a la delincuencia organizada que se ha infiltrado tanto en la política como en varios periódicos de diferentes provincias. Por otro lado, estamos en riesgo constante, porque el integrar esas miradas y lenguajes a la investigación e, incluso, al periodismo de opinión o a la crónica periodística ha permitido evidenciar cómo la corrupción, el machismo, la guerra contra las drogas y la impunidad institucional construyen un corpus ideológico que permea a los partidos gobernantes y a las élites económicas. Y algunos líderes intelectuales, que se protegen entre sí e intentan destruir nuestra credibilidad o incluso arrebatarnos la vida y la libertad de expresión por vías ilícitas a través del aparato de justicia institucional. El reto es enorme y tenemos una gran responsabilidad de asumirlo con inteligencia estratégica para proteger nuestras vidas, las de nuestras fuentes y, al mismo tiempo, cumplir con la tarea que la sociedad nos ha confiado.

¿Y, además, siendo mujer y feminista?

El feminismo estaba mal visto hace treinta años, cuando comencé a trabajar en redacciones eminentemente masculinas en las que el acoso sexual y la descalificación eran pan cotidiano. Ahora el panorama ha cambiado gracias a la incursión de las mujeres en la profesión. Somos nosotras quienes integramos la perspectiva de género, de derechos humanos y de derechos de la niñez en la narrativa periodística y muchos hombres se han sumado a las nuevas corrientes. Este es el logro más grande en el periodismo de este siglo.

¿Cómo está siendo la oleada feminista que se está viviendo en los últimos años allí?

El movimiento feminista mexicano está muy vinculado a redes de organizaciones no gubernamentales de toda Latinoamérica. Eso le fortalece de una forma extraordinaria. Desde Chile y Argentina hasta Guatemala y México las redes de feministas han tenido grandes logros que han permitido transversalizar la libertad y la voz de las mujeres, niñas y niños en toda la gama de derechos. Estos movimientos se ven reflejados en la cobertura periodística del movimiento desde una perspectiva más global, como en los más recientes casos de la legalización de la terminación del embarazo en Argentina, las tomas universitarias de Chile, el caso de ‘La Manada’ en España o la expulsión del PRI en las elecciones más recientes de México. Todos están vinculados a la fuerza y a la unión de los diversos movimientos de mujeres a los cuales se han sumado cada vez más hombres. Las nuevas generaciones de feministas de entre 20 y 35 años han logrado integrar la narrativa del feminismo postmoderno a las redes sociales de una manera novedosa y profundamente útil. Gran cantidad de niñas y niños que he entrevistado en los últimos dos años tienen integrada la igualdad de género en su visión del mundo. Ese es un logro enorme del feminismo: que la sociedad conozca los efectos tóxicos del machismo en todas sus formas y comience a rechazarlo con una crítica basada en el conocimiento más que en la rabia o el miedo. Por otro lado, al igual que en España, hay un efecto boomerang del machismo recalcitrante que quiere amedrentar a las mujeres y a los hombres proigualdad por medio de las violencias tanto físicas como cibernéticas. En este momento el movimiento civilizatorio más importante se relaciona con la erradicación del machismo como valor cultural, por eso justamente acabo de publicar un libro, que pronto saldrá en España, denominado #EllosHablan: testimonios de hombres, la relación con sus padres, el machismo y la violencia.

¿Y en el caso del colectivo LGTBI? ¿Cómo se vive en las calles de las grandes ciudades?

Como en el resto del continente, aún hay discriminación y fobias que surgen de los movimientos conservadores y eclesiásticos, dependiendo de la región en que se viva. En México hay una gran cantidad de activistas por la diversidad que han creado una cultura de integración social importante. El arte ha sido una gran herramienta para acercar a la gente a estos movimientos. En la Ciudad de México, por ser la capital del país, hay mucha mayor aceptación. Eso crea una falsa ilusión de progreso respecto a los derechos de personas que no viven en la heteronormatividad. La transfobia es probablemente la más difícil de erradicar en mi país. Los avances son importantes y no deben escatimarse, pues son producto de décadas de movilización social y de cobertura periodística, que ha dado cuenta de los liderazgos en diferentes grupos proequidad.

¿Cuáles son las claves para realizar periodismo de paz de calidad, con recorrido social?

El periodismo de paz es una mirada integradora que va más allá de la investigación de hechos y del periodismo de datos, porque nos permite mostrar todos los daños colaterales, mirar el origen y las posibles salidas a los conflictos creados por la desigualdad, el crimen, la corrupción, el modelo económico o el abuso. No se trata de aleccionar sobre la paz: es un método para identificar cómo se construyen las violencias sistémicas, individuales y colectivas y cuáles son sus instrumentos normalizadores en la cultura. Por eso es en sí mismo un periodismo de largo aliento que permite dialogar desde la ética todas las realidades. Creo que el mayor aporte que hacemos quienes lo practicamos es justamente alejar al periodismo de los lugares comunes, la normalización del prejuicio y la transformación del lenguaje y, por tanto, de la narrativa noticiosa. Las y los periodistas y la política interna de un medio puede fomentar violencia y justificarla, demonizar o culpabilizar a las víctimas. En esa medida todo periodismo responsable debe asumir el rol que juega como portador de elementos culturales y políticos.

¿En qué consiste el proyecto ‘Somos Valientes’?

Nació a partir de años de investigar los crímenes más terribles. Descubrí la capacidad de resiliencia de niños, niñas, jóvenes y mujeres que, al convertirse en sobrevivientes, eligieron el camino de la empatía y la ayuda a las y los demás en lugar del camino de la venganza y la reproducción de la violencia. Por otro lado, me interesa demostrar que a quienes nos llaman heroínas o heroes por nuestra valentía e integridad, el sistema nos pone en pedestales para hacer creer que somos excepcionales. Yo estoy segura de que soy una mujer común con convicciones y solidez intelectual y que hay millones de personas cuyas aportaciones son benéficas a la sociedad. En ese sentido quise explorar la valentía desde la niñez creando una miniserie documental en la que entrevisté a niñas y a niños de diferentes provincias y ciudades que explican su mirada a la realidad y sus actos de valentía en un mundo que les mantiene en riesgo constante. Queremos hablar de la valentía como un valor social de seres sentipensantes, retar al machismo que destruye la fibra e integridad de niñas y niños.

¿Qué supone para ti haber recibido el Premio Reporteros del Mundo del periódico El Mundo? ¿Es la de los reporteros de calle una labor suficientemente valorada?

Siempre me sorprende ser premiada por hacer algo que me fascina, así que este premio me hace sentir honrada de que mi trabajo se conozca tanto en España y a la vez me permite recordarles a los mafiosos y políticos corruptos que nunca me detendré en mi labor periodística. También recordar a mis colegas que los medios deben ser autocríticos para tener el respeto de su audiencia. Las y los reporteros recibimos las peores pagas y nos la jugamos para hacer eso que sabemos hacer, pero al final siempre lo vale. La verdad nunca debe perder su valía e importancia, en especial en la era de las falsas noticias y el plagio indiscriminado y manipulador de nuestro trabajo. Hace falta devolverle la dignidad al periodismo, ahora más que nunca, puesto que somos capaces de incidir en políticas públicas, de incitar al diálogo, de, como dice Vicenç Fisas, romper distancias y estimular exigencias sociales.

¿Cómo te enfrentas a la página en blanco cuando comienzas a escribir un libro?

Soy una escritora disciplinada y escribo a diario: esté donde esté llevo mis libretas, documentos pequeños o grandes hechos, tomo fotos, hago apuntes, escribo ideas, citas de libros que estoy leyendo o epifanías que suceden cuando escucho a la gente en las calles o miro el mar en silencio. Necesito de espacios de paz y de soledad constantemente. Desde pequeña tengo la habilidad para hacer mapas mentales. Mi abuelo portugués decía que tengo espíritu de navegante y de brújula integrada para descubrir la verdad. Hago siempre un índice tentativo, un presupuesto de cuánto costará y cuánto tiempo tardaré en investigar, en contrastar y en escribir. También hago análisis de riesgo y planes de seguridad. Generalmente discuto algunos temas con amistades cercanas que me ayudan a reflexionar y profundizar en algunos puntos, al igual que con mi agente literaria y mi editor o editora. Me encierro y escribo como si no hubiese mañana, rodeada de la naturaleza, con mis cuatro perritas. Puedo amanecerme escribiendo. Una vez que he comprendido hacia dónde va la crónica puedo trabajar veinte horas seguidas, me cocino comida deliciosa y reflexiono, pongo música clásica o jazz. A veces con un vino para animar la inspiración cuando estoy en las revisiones finales o las conclusiones. Siempre escribo a mano (será que tengo 55 años), entonces lo paso a la computadora y eso se convierte en mi primera edición que voy limpiando. Mi más reciente libro lo comencé a investigar en octubre 2017 y lo entregué a la editorial en marzo 2018.

¿Cuáles son las señas de identidad que identifican tus libros publicados?

Creo que después de tantos años ya es muy claro mi estilo. La gente identifica mi voz narrativa, que abreva siempre de la prosa, huye del melodrama y logra ayudar a la o el lector a distinguir las diferencias conceptuales entre el conflicto y la violencia, entre el problema y su origen. Me gusta la crónica (una forma Latinoamericana poco usada en Europa), para aportar ritmo a las historias de vida que documento. Mis lectoras y mis lectores suelen decirme que libros como Esclavas del poder o Memorias de una infamia son muy duros, pero a la vez no pueden dejar de leerlos, porque les conmueven y les provocan empatía por las historias. Para mi ese es el logro más importante.

Por @casas_castro
Foto de @lydiacachosi

Etre journaliste a Mexique

Jean-Paul Matheux
Lydia Cacho est journaliste, militante des droits des femmes et des enfants. Son action lui a valu de très nombreux prix, mais aussi de très nombreuses épreuves : les menaces, les procès, la prison.
« Un pays vaut souvent ce que vaut sa presse », disait Albert Camus. Avec une journaliste de cette qualité, le Mexique a un avenir. Dans son livre, Mémoires d’une infamie, Lydia Cacho écrit : « Je crois avec ferveur que le Mexique peut se transformer, qu’un jour il connaîtra une vraie démocratie. Je crois au journalisme comme lanterne du monde, comme un droit de la société de savoir et de comprendre, je crois que les droits de l’homme ne sont pas négociables…Tant que je vivrai, je continuerai à écrire et grâce ce que j’ai écrit, je continuerai à vivre ».


PEDRO CANCHÉ, PRESO DE CONCIENCIA: AMNISTÍA INTERNACIONAL

México: Preocupa a Amnistía Internacional la detención arbitraria de

Pedro Canché, periodista maya de Quintana Roo.

El periodista maya Pedro Canché Herrera fue detenido el 30 de agosto de 2014 acusado del delito de sabotaje, en el estado de Quintana Roo, México. Su caso será analizado por un juez federal en los próximos días que resolverá un amparo en contra del auto formal de prisión. A Amnistía Internacional le preocupa que la privación de la libertad de Pedro Canché responda únicamente a su trabajo como periodista y al ejercicio de la libertad de expresión.

Pedro Canché fue detenido días después de publicar fotos de una protesta de ciudadanos por el incremento a las tarifas del servicio de agua afuera de la oficina de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (“CAPA”) en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, y ha permanecido por seis meses en una prisión municipal en espera de su sentencia. Pedro fue señalado por autoridades locales como el líder de la protesta que incitaba a las demás personas a bloquear la entrada de las oficinas de las autoridades locales.

A Amnistía Internacional le preocupa que el sistema judicial se utilice para perseguir a  periodistas que son críticos con el gobierno. Dada la amplia interpretación del tipo penal de “sabotaje” establecido en el artículo 204 del Código Penal de Quintana Roo, es preocupante que las autoridades lo puedan utilizar de manera arbitraria. La organización tiene motivos para creer que existieron arbitrariedades por parte del agente del ministerio público, en relación con los cargos en contra de Pedro Canché Herrera, debido a su actividad periodística. Esto incluye omisiones e irregularidades en la investigación penal, y la emisión de un auto formal de prisión sin pruebas suficientes.

De acuerdo con la defensa legal de Pedro Canché, las pruebas presentadas por el agente del ministerio público carecen de declaraciones firmes para probar que es responsable de dirigir el bloqueo afuera del CAPA. La única evidencia fotográfica de la protesta muestra a Pedro tomando fotos del evento.

A la organización le preocupan las declaraciones públicas de autoridades del estado de Quintana Roo negando que Pedro sea periodista. En adición a lo anterior, el Procurador de Justicia del estado de Quintana Roo lo ha acusado públicamente de pagarle a los manifestantes para bloquear las oficinas de la CAPA.

El trabajo periodístico de más de dos décadas del periodista maya Pedro Canché es conocido en el estado de Quintana Roo, tanto como editor de revistas impresas y, actualmente, como periodista independiente a través de medios electrónicos.

Amnistía Internacional ha recibido información preocupante sobre la salud actual de Pedro Canché, incluyendo la tardía atención médica en relación a heridas derivadas aparentemente de su proceso de detención. Amnistía Internacional enfatiza la responsabilidad de las autoridades estatales para asegurar la salud y el bienestar de aquellos bajo su custodia.

Amnistía Internacional considera que Pedro Canché fue detenido de manera arbitraria a causa del ejercicio del periodismo. Por lo anterior, la organización exige que cese la criminalización en contra de Pedro Canché y que cualquier decisión respecto a este caso tome en cuenta las arbitrariedades del proceso.


PERIODISTAS COLOMBIANOS EN RIESGO

 

Colombia

Periodistas amenazados en Colombia: “No nos vamos a callar”

Los periodistas amenazados por el grupo criminal paramilitar “Bloque Capital – Águilas Negras” convocaron el jueves 11 de diciembre a una concentración para denunciar los riesgos que corren. Las Águilas Negras dieron como plazo a los periodistas y a los medios de comunicación hasta el 1 de enero de 2015 para dejar las ciudades donde desempeñan sus actividades. No obstante, el gobierno colombiano aún no ha reaccionado. Reporteros sin Fronteras expresa su preocupación por las amenazas que se ciernen sobre la libertad de información y el pluralismo en Colombia.
Con la difusión de tres listas negras en menos de cuatro días a inicios de diciembre, las Águilas Negras han mostrado claramente su intención de hacer callar a los periodistas que les molestan. ¿Quiénes son el nuevo blanco militar, calificado de “terroristas guiados por las FARC [Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia] y el ELN [Ejército de Liberación Nacional]”, al que el grupo paramilitar promete hacer callar “a plomo”? Catorce periodistas y 12 medios de comunicación, la mayoría de ellos alternativos o comunitarios, que cubren el proceso de paz, investigan las violaciones a los derechos humanos, el crimen organizado y la corrupción. Las acusaciones de las Águilas Negras hacen eco de manera inquietante a las formuladas el 17 de septiembre pasado por el senador y expresidente Álvaro Uribe durante un debate sobre paramilitarismo en el Congreso de la República, en el que acusó al Canal Capital de ser un “medio de comunicación servil al terrorismo”.
Reporteros sin Fronteras condena las amenazas de las Águilas Negras a los medios comunitarios y alternativos”, señaló Claire San Filippo, responsable del Despacho Américas de nuestra organización. “Intentar hacer callar a estos medios es un ataque al pluralismo y busca reforzar un clima de miedo y autocensura para impedir que los periodistas cubran temas delicados, como la corrupción y el crimen organizado. Frente a la gravedad de la situación es inaceptable que las autoridades colombianas permanezcan en silencio. Si el Estado no condena estas amenazas y no hace de la lucha contra la impunidad una prioridad clara, estará dando, de facto, carta blanca a los grupos criminales”, agregó.
Colombia, donde han sido asesinados 56 periodistas desde el año 2000, sigue siendo un país muy peligroso para ejercer el periodismo, aún más para los medios de comunicación alternativos o comunitarios que abordan temas delicados. En el país abundan las bandas criminales paramilitares, que siembran el terror, en ocasiones con la complicidad de las autoridades, en un clima de casi total impunidad. Las Águilas Negras siguen siendo uno de los principales Predadores de la Libertad de Prensa en el país. Éste grupo ya había emprendido campañas de intimidación y de violencia contra la prensa local en 2006 y 2007; en marzo de 2011 difundió una lista con los nombres de cinco periodistas a asesinar. Recientemente, el 14 de agosto de 2014, las Águilas Negras amenazaron de muerte al fotógrafo independiente Juan Pablo Gutiérrez y el 1 de diciembre a Canal Capital, Telesur, el portal de análisis de información Agencia de Reporteros sin fronteras – con la cual Reporteros sin Fronteras no tiene ninguna relación – y el periodista Nelson Arnesto, fundador de Patio Bonito Al Día.
Colombia se encuentra en el lugar 126, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras publicada el 12 de febrero pasado.
____
Colombia

Journalists meet to protest threats from criminal gangs

Journalists threatened by the paramilitary group “Bloque Capital – Águilas Negras” holds a meeting today to publicize the dangers they face. The group has given news outlets a deadline of 1 January to leave the cities where it operates, but the government has yet to respond. Reporters Without Borders is concerned about the dangers to freedom of information and pluralism in Colombia.
Águilas Negras issued three blacklists in less than four days in early December, a clear sign that it wants to silence journalists that they find troublesome. It describes the targets as “terrorists directed by FARC (Revolutionary Armed Forces of Colombia) and the ELN (National Liberation Army)” whom the group vowed to “silence with lead”.
They comprise 14 journalists and 12 media organizations, most of them community-based or alternative outlets that cover the peace talks or investigate human rights abuses, organized crime and corruption.
The allegations by Águilas Negras bear a disturbing resemblance to those made by the former president, Senator Alvaro Uribe, during a debate in September this year in which he accused the public television station Canal Capital of being “an accomplice of terrorism”.
“Reporters Without Borders deplores the threats directed by Águilas Negras at community media outlets,” said Claire San Filippo, head of the Reporters Without Borders Americas desk.
Attempting to silence them is an attack on media pluralism and is aimed at aggravating the climate of fear and self-censorship, thus preventing journalists from covering sensitive subjects such as corruption and organized crime. In view of the seriousness of the situation, it is unacceptable for the Colombian authorities to remain silent. By failing to condemn such threats or to make the fight against impunity a clear priority, the government is effectively giving criminal gangs a free hand“.
With 56 journalists killed since 2000, Colombia remains a highly dangerous country in which to carry out any journalistic activity, especially for alternative and community news outlets that report on sensitive subjects.
The country has a large number of armed criminal gangs that sow terror, with or without the complicity of the local authorities, with almost total impunity. Águilas Negras remain one of the country’s leading “Predators of Press Freedom”.
They previously organized campaigns of intimidation and violence against local media in 2006 and 2007 and issued a list of five journalists targeted to be killed in March 2011. In August this year, Águilas Negras issued death threats against the freelance photographer Juan Pablo Gutiérrez. At the beginning of December, the group threatened the TV stations Canal CapitalTelesurNelson Arnesto, the creator of the news programme Patio Bonito Al Día as well as ’Agencia de Reporteros Sin Fronteras’ – a news outlet Reporters Without Borders has no relation with.
Colombia is ranked 126th of 180 countries in the World Press Freedom Indexpublished by Reporters Without Borders in February this year.

____
 
Colombie

Journalistes menacés en Colombie – “Nous ne nous tairons pas”

Les journalistes menacés par le groupe criminel paramilitaire « Bloque Capital – Águilas Negras » convoquent, ce jeudi 11 décembre, un rassemblement pour dénoncer les risques qu’ils encourent. Alors que les Águilas Negras ont donné aux médias jusqu’au 1er janvier pour quitter les villes où ils exercent leurs activités, le gouvernement colombien n’a toujours pas réagi. Reporters sans frontière s’inquiète des risques qui pèsent sur la liberté d’information et le pluralisme en Colombie.
Avec trois listes noires en moins de quatre jours début décembre, les Águilas Negras ont clairement signifié leur volonté de réduire au silence les journalistes qui dérangent. Qui sont les nouvelles cibles qualifiées de « terroristes guidées par les FARC (Forces armées révolutionnaires de Colombie) et l’ELN (Armée de libération nationale) » que le groupe promet de « faire taire par le plomb » ? Quatorze journalistes et 12 médias, la plupart alternatifs ou communautaires qui couvrent le processus de paix, enquêtent sur les violations des droits de l’Homme, le crime organisé ou la corruption. Les accusations des Águilas Negras font écho de manière troublante à celles proférées par le sénateur et ancien président Alvaro Uribe lors d’un débat au Sénat le 17 septembre dernier. Il avait alors accusé Canal Capital d’être « un média complice avec le terrorisme ».
« Reporters sans frontières condamne les menaces des Águilas Negras à l’encontre des médias communautaires, déclare Claire San Filippo, responsable du bureau Amérique de l’organisation. Essayer de faire taire ces médias est une atteinte au pluralisme et vise à renforcer un climat de peur et d’autocensure pour empêcher que les journalistes ne couvrent des sujets sensibles tels que la corruption et le crime organisé. Face à la gravité de la situation, il est inacceptable que les autorités colombiennes restent silencieuses. En ne condamnant pas ces menaces et en ne faisant pas de la lutte contre l’impunité une priorité claire, l’Etat donne de facto un blanc-seing aux groupes criminels. »
Avec 56 journalistes tués depuis 2000, la Colombie reste un pays extrêmement périlleux pour exercer une activité journalistique, a fortiori pour les médias alternatifs ou communautaires qui enquêtent sur des sujets sensibles. Le pays compte sur une forte présence de bandes criminelles paramilitaires qui sèment la terreur avec la complicité ou non des autorités locales dans un climat d’impunité quasi totale. Les Águilas Negras continuent d’être l’un des principaux Prédateurs contre la liberté de la presse dans le pays. Ils avaient déjà organisé des campagnes d’intimidation et de violences contre la presse locale en 2006 et 2007 et fait circuler en mars 2011 une liste de cinq journalistes à abattre. Plus récemment, le 14 août 2014, les « Águilas Negras » avaient envoyé des menaces de mort au photographe indépendant Juan Pablo Gutiérrez et, le 1er décembre à Canal CapitalTelesur, au portail d’analyse d’’information l’Agence de reporters sans frontières – avec laquelle Reporters sans frontières n’a aucun lien – et au journaliste Nelson Arnesto, fondateur du Patio Bonito Al Día.
La Colombie est 126ème sur 180 pays dans le Classement mondial de la liberté de la presse publié par Reporters sans frontières le 12 février dernier.

_________________________________________________________
Claire San Filippo
REPORTERS SANS FRONTIERES
Bureau Amériques – Despacho Américas – Americas Desk

MIGRANTES Y REFUGIADOS EN DISTRITO FEDERAL

DR. MIGUEL ÁNGEL MANCERA ESPINOZA1
JEFE DE GOBIERNO DEL DISTRITO FEDERAL
PRESENTE
México, D.F. a 7 de noviembre del 2014.

De acuerdo a investigaciones recientes, en el Distrito Federal se encuentran personas pertenecientes de al menos a 40 comunidades de distinto origen nacional, tales como la comunidad libanesa, israelita, palestina, armenia, iraní, china, española, sudamericana y centroamericana, entre otros. Y, existen alrededor de 900 mil personas originarias de la Ciudad de México que emigraron a otros países, principalmente a los Estados Unidos y Canadá.
Ante ello, esta Ciudad ha declarado a través de sus respectivos Jefes de Gobierno que ha venido trabajando en la construcción de una capital social avocada al apoyo y protección de diferentes grupos en situación de vulnerabilidad social. De hecho, la Ciudad de México se ha constituido como ejemplo nacional e internacional por los programas sociales y ambientales que ha implementado.

Sin embargo, es importante reconocer que estas acciones a favor de la población migrante y del fortalecimiento de la agenda migratoria a nivel local no hubiera sido posible sin el impulso y liderazgo de personas clave dentro del Gobierno del Distrito Federal, quienes han demostrado un compromiso amplio con la agenda de migración y un entendimiento de la construcción de políticas públicas promoviendo el diálogo y la interlocución.

En particular, a través de la Dirección de Atención a Huéspedes, Migrantes y sus Familias de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (SEDEREC), encabezada por la Licenciada Guadalupe Chipole Ibáñez, se impulsó, apoyó y favoreció la construcción de los siguientes procesos:

  • La Ley de Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad Humana en el Distrito Federal y su Reglamento cuyo objetivo es regular la hospitalidad y propiciar la interculturalidad, así como salvaguardar los derechos derivados del proceso de movilidad humana, entendiendo éste como el ejercicio del derecho Ccp. Hegel Cortés Miranda. Secretario de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades.
  • humano de toda persona a migrar, incluyendo acciones encaminadas a la disminución de la desigualdad, inequidad y discriminación, reconociendo que ningún ser humano puede ser ilegal por su condición migratoria.
  • La implementación de acciones de capacitación y sensibilización a funcionarios públicos del Distrito Federal de diversas dependencias que brindan atención a población migrante y sus familiares.
  •  La creación de una Red de Ciudades Hospitalarias en México, a fin de compartir la experiencia de trabajo del Distrito Federal con otras ciudades que tienen fuerte presencia migratoria y que requieren del impulso y fortalecimiento de una agenda de derechos humanos de esta población.
  •  El seguimiento a la creación de la Comisión de Interculturalidad prevista en la Ley de Interculturalidad, impulsando la creación de un programa de trabajo claro acorde a la realidad migratoria de la Ciudad de México y garantizando la participación de la academia y la sociedad civil.
  •  La implementación, seguimiento y evaluación del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, en particular de su Capítulo 29 sobre personas migrantes y refugiadas, fungiendo como instancia coordinadora para lograr el cumplimiento de las diferentes metas y líneas de acción planteadas.
  •  El impulso a la creación en conjunto con sociedad civil, academia e instancias de gobierno del “Programa de Hospitalidad, Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad Humana para el Distrito Federal” como un mecanismo de planeación, seguimiento y evaluación que permita incorporar de manera transversal, intersectorial e integral los objetivos, estrategias, líneas de acción, metas y recursos necesarios para el efectivo ejercicio de los derechos de las personas en movilidad, tal como lo prevé la Ley de Interculturalidad.

En ese sentido, damos todo el respaldo y reconocimiento a la gestión de la Lic. Guadalupe Chipole y a todo el equipo de la Dirección a su cargo, por el ejemplo de compromiso con la agenda migratoria y las personas en movilidad, favoreciendo siempre la construcción colectiva y coordinada entre instancias de gobierno, organismos autónomos de derechos humanos, academia y organizaciones de la sociedad civil.

Expresamos nuestro profundo desacuerdo en que la Lic. Guadalupe Chipole haya sido cesada de su cargo y descalificamos totalmente el trato indigno que se le ha dado por parte del Secretario de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Lic. Hegel Cortés Miranda). No se debe tolerar que en la administración que usted encabeza, existan actos de esta naturaleza, sobre todo si se trata de funcionarios responsables, profesionales y comprometidos.

  • Manifestamos nuestra preocupación por el seguimiento, interés y continuidad que se vaya a dar a la agenda de trabajo que veníamos desarrollando bajo el liderazgo de la Lic. Guadalupe Chipole, toda vez que el Lic. Cortés Miranda ha demostrado poco interés y reconocimiento en los procesos de construcción colectiva en los que hemos impulsado y participado desde sociedad civil. El más claro ejemplo, es el desinterés y la obstaculización de la versión del Programa Especial de Hospitalidad, Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad Humana para el Distrito Federal, trabajado en el marco de los Espacios de Participación del Mecanismo de Seguimiento y Evaluación (MSyE) del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal (PDHDF).
    Dicha situación tuvo como resultado que varias organizaciones buscáramos reunirnos con Javier González Garza, Jefe de Oficina de la Jefatura de Gobierno para compartir el proceso en el que fue construido dicho programa, su contenido y su relevancia, con el objetivo de que no quedara fuera y se incorporara a la lista de Programas Sectoriales y Especiales que esta administración ha considerado en el marco de la implementación del Programa General de Desarrollo 2013-2018. Sobre todo porque públicamente, desde la Jefatura de Gobierno, usted ha señalado y dispuesto el apoyo a la implementación de la Ley de Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad Humana en el Distrito Federal y su programa, así como la importancia de la participación de la sociedad civil en la construcción de dichos procesos. Demandamos:
    Se brinden las condiciones para que la Lic. Chipole Ibáñez pueda hacer su proceso de entrega – recepción de manera adecuada.
  •  No se tolere ninguna acción de hostigamiento en contra de la Lic. Chipole Ibáñez y en su caso sea sancionada cualquier autoridad que lo haga.
  •  Se dé especial atención y seguimiento desde la oficina que usted asigne, a todas las acciones de implementación de la Ley de Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad Humana en el Distrito Federal, para evitar que este cambio de funcionarios signifique retrocesos en esta agenda.
  •  Se promulgue a la brevedad, en cumplimiento con la instrucción que usted ha girado públicamente, el “Programa de Hospitalidad, Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad Humana para el Distrito Federal”. Y sea publicada la versión que fue trabajada conjuntamente desde los Espacios de Participación del Mecanismo de Seguimiento y Evaluación (MSyE) del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal (PDHDF).

Confiamos en que la voz de todos y todas quienes estamos firmando esta carta desde distintas latitudes y espacios de trabajo sea escuchada y, la llamada de alerta que hacemos sobre los hechos que están ocurriendo en la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, tengan su atención y se dé seguimiento puntual a los temas que le estamos planteando.
Sin Fronteras IAP
Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social, Incide Social, Ac.
Instituto de Estudios y Divulgación sobre Migración, A.C.
Instituto para las Mujeres en la Migración, A.C.
Centro de Acojida y Formación para el Empoderamiento de la Mujer Indígena y Migrante/CAFEMIN
Albergue Tochan
Comité de Solidaridad y Derechos Humanos Monseñor Romero
SMR Scalabrinianas Misión para Migrantes y Refugiados
Casa de los Amigos, A.C.
Instituto para las Mujeres en la Migración, A.C.
Asociación Nacional de Abogados Democráticos. ANAD
Estrategias de Participación Social y Desarrollo con Equidad, A.C. Mujeres por una Binacionalidad Digna, A.C.
Appleseed México
Padre Alejandro Solalinde
Dra. Leticia Calderón Chelius, académica/Red de migrantologos
Programa de Asuntos Migratorios (PRAMI) de la Universidad Iberoamericana Campus Ciudad de México
Programa de Asuntos de Migratorios, de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México
Dra. Giovanna Marconi, investigadora y profesora asistente, Catedra Unesco SSIIM sobre la “Inclusión Social y Espacial de los Migrantes Internacionales” de la Universidad Iuav de Venecia (Italia)
Dr. Marcelo Balbo. SSIIM UNESCO Chair on “Social/Spatial Inclusion of International Migrants, Urban Policies and Practice” – Università Iuav di Venezia (Italia)
Dra. Elena Ostanel, investigadora, Catedra Unesco SSIIM sobre la “Inclusión Social y Espacial de los Migrantes Internacionales” de la Universidad Iuav de Venecia (Italia)
Dr. Adriano Cancellieri, investigador, Cátedra Unesco SSIIM sobre la “Inclusión Social y Espacial de los Migrantes Internacionales” de la Universidad Iuav de Venecia (Italia)
Dr. Mirko Marzadro, SSIIM UNESCO Chair on “Social/Spatial Inclusion of International Migrants, Urban Policies and Practice” – Università Iuav di Venezia (Italia)
Ana Estevens, Universida de Lisboa, Portugal
Sónia Pereira, Universidad de Deusto, España Lic. Maribel Téllez Altamirano, Abogada en el Área Migratoria Reyna Carretero Rangel Nicole R. Salgado, coautora de Amor and Exile, Querétaro (doble ciudadana originaria de Nueva York) Margarito Reséndiz López, Querétaro.
Contacto.
Nancy Pérez García
Directora General
Sin Fronteras IAP
nperez@sinfronteras.org.mx


EL FIN DEL PODER

Plan b
El fin del poder
Lydia Cacho

“Empresas que se hunden,militares derrotados,papas que renuncian y gobiernos impotentes: cómo el poder ya no es lo que era”

Hay dos tipos de poder: el imaginario y el concreto. El imaginario es aquél que muchos creen que tienen hasta que la realidad les muestra sus límites; también está el poder imaginario asignado a líderes sociales o defensoras de Derechos Humanos, a quienes el colectivo concede una fuerza de acción increíble e imposible; sobre ellas y ellos recae una suerte de fe construida por quienes se sienten impotentes (sin poder) ante las desgracias que les aquejan. El poder concreto es el que tiene un gobernante o una legisladora, un médico o una Secretaria de Estado. Tienen recursos materiales e intelectuales, así como acceso a los mecanismos de sus instituciones para beneficiar (o dañar) a grandes cantidades de personas. Pero incluso su poder está acotado.
Durante las revueltas sociales, como la que se está gestando en México alrededor de la simbólica masacre de Ayotzinapa que exige vida en lugar de muerte, que exige justicia en territorio de impunidad, se despierta el fantasma del poder colectivo, de los liderazgos estudiantiles, el poder individual que se reconecta a través de redes sociales, que hace de una causa de pocos bandera de millones. Ese poder es real, débil, confuso, poco estratégico pero real: es el poder de las nuevas generaciones que exige se deconstruya a un Sistema político y judicial inepto y anquilosado, que yace agonizante frente a la mirada del mundo. Pero una vez se expulsa a los peores ¿qué modelo de poder los suple?
El reconocido analista venezolano, economista y experto en política Moisés Naím, escribió El fin del poder (Ed. Debate), una obra que desde hace un par de meses se ha convertido en mi libro de consulta y reflexión favorito. Naím no habla desde la teoría del académico sentado en sus laureles que piensa solo y pontifica; por el contrario, confiesa desde el inicio cómo aprendió a vivir el poder en su propio país y las grandes lecciones que le ha dejado su ascenso a diferentes ámbitos de incidencia pública. Naím ha sabido entender, conocer y analizar a los grandes empresarios convencionales y a las pequeñas pero transcendentes empresas sociales, hizo una inmersión en las redes sociales y el propio Internet para entender los mecanismos de poder de creadores y usuarios. Este libro, escrito con un lenguaje accesible y una narrativa fluida, desentraña casi todas las complejidades a las que nos enfrentamos cuando intentamos buscarle los pies y la cabeza a la locura en que vivimos: la corrupción, los monopolios, las revoluciones tuiteras, el debilitamiento de los medios, el fortalecimiento de la delincuencia organizada, la censura, los movimientos juveniles, la ira social ante la violencia, los liderazgos débiles, las violaciones a los derechos humanos y sus actores y actoras. Quién, cómo, cuándo, dónde y de que manera se obtiene y pierde el poder todos los días; Naím no deja un solo resquicio sin reflexión, no da cabida al lugar común y a la simplonería del clásico analista famoso. No se da tregua ni a sí mismo ni a quien lo lee
Hace muchos años Marcela Lagarde me explicó con gran sencillez cómo la única manera de lograr la instauración de un modelo de igualdad entre hombres y mujeres radica justamente en analizar las estructuras y los modelos de poder, tanto público como privado, porque sólo conociendo su anatomía podíamos comenzar a reinventarlo. Comúnmente quienes quieren tumbar un edificio llegan con una grúa que destruirá todo a su paso, o con expertos en explosivos que los instalarán de tal forma que causarán una serie de explosiones que tumbarán la estructura en caída vertical con tan precisión que no afectará a las construcciones vecinas. Así es como algunos quieren cambiar los sistemas de poder, a golpes o explosiones, que afecten una parte y no el todo circundante. Naím, como la filósofa feminista, propone detenerse a pensar cómo se han pulverizado los modelos de poder y quién se queda con la mayor montaña de cenizas, nos explica cómo lo manejan y lo acumulan, cómo lo reinventan, lo capitalizan o lo pierden.
Se ha dicho que la siguiente revolución social y política tiene que pasar necesariamente por la reinvención del ejercicio del poder y no solamente por la repartición de los bienes que éste genera. Naím nos invita a diseccionar poco a poco los elementos que conforman ese edificio, a desmontarlo ladrillo por ladrillo, sin ruidosas explosiones; como en el ajedrez, a pensar antes de mover cada pieza, conocerla para moverla.
Las acertadas reflexiones de Moisés Naím muestran su capacidad para analizar el poder desde una perspectiva no tradicional; se posicionó en una esquina diferente para obtener resultados distintos a los que tradicionalmente nos ponen sobre la mesa los analistas. Nunca como ahora hace falta leer este libro, en cualquier país de América Latina encontraremos pautas para comprender desde dónde actuar a fin de reinventar el poder. Sin duda trae muy buenas noticias: Naím pone su esperanza en que las nuevas generaciones reinventen el poder, pero para ello necesitan conocerlo, entenderlo y asumir su propia responsabilidad, individual y colectiva, para que perviva.
@lydiacachosi